13 abr. 2007

La imposición del crucifijo.

Como dije en la declaración de intenciones de mi primer post (no os voy a remitir a él, da lo mismo) uno de los temas que a mí me interesan es el relativo a los “logros” de mis hijos. Y este es un post dedicado a ello.

Ya sé que esto me interesa a mí y a mi familia, pero hay cosas que a uno le gusta compartir con los demás y, en el fondo, los que por aquí pasáis sois algo así como mi familia blogeril.

Pues bien, mi hijo mayor tiene 8 añitos y, por tanto, hará la primera comunión en junio. En el proceso de preparación de la primera comunión, además de la catequesis preceptiva, hay que pasar por la primera confesión, y eso lo ha hecho esta semana. Con tal motivo, en el colegio, que es donde lo preparan y donde va a ser la ceremonia, hoy viernes celebran lo que llaman la imposición del crucifijo.

La imposición del crucifijo es una pequeña ceremonia en al que imponen unos crucifijos a los niños y les regalan un Nuevo Testamento.

Me encanta ver cómo el niño está ilusionado con su comunión, los nervios de su primera confesión, ver que está un poco alterado con esta ceremonia, y veremos qué cara pone cuando, para celebrar todo esto, lo lleve al Burger King, que le encanta aunque no lo llevo nunca porque no me gusta que coma comida basura, pero un día es un día.

Pero no le digáis nada del burger que es una sorpresa ;o)

13 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Eso si que es una dieta equilibrada: el cuerpo de Cristo y carne del diablo xD

gutiforever dijo...

Son momentos que nunca se olvidan,y que a lo largo del tiempo,del transcurrir de la vida,siempre estan presentes.
Enhorabuena,y disfrutalo con tu hijo.
Un fuerte abrazo.

Persio dijo...

Mi hija tomó la primera comunión el año pasado. Qué nervios. Y luego... un relax...
Disfrutad de ese día

LUIS AMÉZAGA dijo...

Y me pregunto, ¿qué va a confesar un niño de 8 años? Que les den de comulgar, y ya llegará lo de confesar. Opino, aunque sé que me cargo la liturgia. Pero como soy de la familia. Por cierto dónde vamos a celebrar el convite :)))

Marta Salazar dijo...

hola hola y en qué consiste esta ceremonia? porque yo conozco la imposición del escapulario... pero no sabía esto del crucifijo.

Es una costumbre espanola?

A los 8, hay bastante de qué confesarse :-)

no creas que se confiesan sólo los "grandes pecados" (que generalmente no hay), sino faltas, y es super importante los consejos que reciben los chicos, pienso yo, de ahí la necesidad de que el cura sea realmente "un santo" .-)

Saludos e Interruptor, qué bien que nos lo hayas contado!

PS: me encanta el Burger King!

Natalia Pastor dijo...

Interruptor, no sólo interesa a tu familia y a ti. A mí, como cristiana, me alegra que haya uno más en la familia.
Disfrutad, pero intenta que en esa vorágine de sentimientos, tenga un momento para reflexionar sobre la importancia de ese día. No le digas lo del Burger hasta el final, o estará pensando en la carne del diablo que dice Cerrajero.

Zapataplús!! dijo...

Está bien esto de 'compartir' sentimientos personales ( de vez en cuando) con los visitantes. Disfrutad del día...

Interruptor dijo...

Muchas gracias a todos. Lo malo (o bueno) es que hemos dejado para otro día lo de la “carne del diablo” porque cambiamos de planes y, en lugar de ir a comer al burger, nos fuimos todo el sábado de excursión a disfrutar del buen tiempo al aire libre. Los niños lo disfrutaron como enanos, que por otra parte es eso lo que son :o)

Cerrajero, sí, en mi casa se sigue una dieta equilibrada, no sé por qué diablos estoy gordo ;D

Gutiforever, gracias, puedes estar seguro de que lo he disfrutado.

Persio, a que fue estupendo. Lo disfrutaré, pero aún me faltan dos meses para el gran día.

Luis, confiesan sus pequeñas cosillas, la cuestión es ir cogiendo el hábito, que si no lo cogen ahora, después no lo hacen ni por casualidad. Ya recibirás la invitación ;o)

Marta, pues en algunos colegios, al menos en Vigo, se tiene la costumbre de celebrar esta ceremonia, pero tampoco es algo que se hiciese siempre, hace pocos años que se ha implantado esta costumbre. Consistió en una lectura del evangelio, una pequeña predicación enfocada a los niños y después nos fuimos acercando los niños con sus padres (o alguno con abuelos por no tener padres o por estar trabajando) y los padres entregamos a los niños un crucifijo y un nuevo testamento al tiempo que le indicamos que son “las armas” necesarias para conquistar el reino de los cielos. Después un pequeño pincho y los niños gominotas y a jugar.

Natalia, me alegra vuestro interés. Aunque en España no esté de moda, algunos nos empeñamos en ir contra corriente y aumentar la familia cristiana. Es que somos unos reaccionarios ;D

Zpataplús, sí, los sentimientos es bueno compartirlos, pero con cuentagotas que se puede empachar a la parroquia y luego ya ni me vienen a visitar ;o) Gracias.

Mars Upial dijo...

Enhorabuena. Casi todo lo han dicho ya los que me han precedido pero no me resisto a dejar un comentario.

Los "enanos" son sorprendentes, son esponjas dispuestas a empaparse de cuanto les rodea. De ahí la importancia de nuestro comportamiento cotidiano y nuestra dedicación para con ellos.

Y enhorabuena también por compartir esta intimidad. No es fácil abrir la puerta pero, una vez que uno lo decide, es natural que por ella fluyan emociones cargadas de sinceridad y, por tanto, muy interesantes para tus lectores.

Y, si me lo permites, un único consejo: vuélcate en que el mensaje que le llegue a tu hijo sea el correcto, el fondo de tanto simbolismo, el porqué de cada acto, lo que es una Primera Comunión. Para un niño tan pequeño es fácil obnubilarse con tanto familiar y amigo rodeándole y, sobre todo, tanto regalo.

Un abrazo.

Interruptor dijo...

Gracias Mars. Aclaro que la emoción de mi hijo por su Primera Comunión, es más por el hecho de recibir a Cristo que por la fiesta. Evidentemente le hace ilusión la fiesta, es un niño y hay cosas que son inevitables, pero entiende bien lo que va a hacer. Es una de las razones por las que hace la hará en el colegio, porque el capellán del centro insiste muchísimo en que los niños sepan lo que hacen independientemente de fiestas y regalos. Como él dice, está muy bien ponerle a la tarta muchos adornos y merengues, pero si no hacemos la masa de la tarta, no hay tarta que decorar.

Siempre he intentado, o mejor dicho, hemos intentado mi mujer y yo, que nuestros hijos vean lo que es vivir una vida cristiana y no se queden en lo simbólico y lo festivo. Y creo que poco a poco lo vamos logrando.

Marta Salazar dijo...

así que es una costumbre nueva!!!

bien!!! alguien dice que la Iglesia no se renueva?

Ecclesia semper reformanda, este es el real alcance de esta frase del 1500.

y es bueno que sean costumbres locales, sin perjuicio que se puedan transmitir a otras latitudes!

Un abrazo fuerte!

Interruptor dijo...

Las tradiociones y costumbres tienen que nacer en algún momento.

Un abrazo a ti.

Marta Salazar dijo...

así es, un regalo para tu family:

http://historiasdealemania.blogspot.com/2007/04/el-burger-king-te-espera.html