11 abr. 2007

El castellanohablante es el malo.

Hago un copy/paste de la página de la asociación Vigueses por la Libertad. El caso es muy grave, alimenta fobias muy peligrosas entre los niños.

Una obra para niños incita al odio hacia los castellanohablantes

La asociación ciudadana Vigueses por la Libertad quiere manifestar su más enérgica protesta por la programación, en un recinto público como el Museo Verbum, de una obra de títeres para niños en la que se presenta a los castellanohablantes gallegos como personas malvadas e imbuidas de odio hacia Galicia y se instiga la animadversión hacia ellos.

En dicha pieza para marionetas, creada por la empresa Mekané Didáctica, aparecen cuatro personajes que son “buenos” porque hablan gallego y un personaje apodado “Maldito”, que es “malo” por el hecho de que habla castellano. El objetivo de los “buenos” es que los niños utilicen el gallego y el propósito del “malo”, que usen el español.

Siendo éste el núcleo argumental, se hace inevitable y lamentable tener que señalar que la obra induce a los espectadores a identificar el mal y la maldad con la lengua española y, por lo tanto, a aborrecer a quienes la utilizan. Lo cual constituiría una perversidad fuese cual fuese el idioma vilipendiado, pero resulta que se trata, además, del idioma común de todos los españoles, incluidos los gallegos y los hispanoamericanos. Es decir, de un idioma que se habla habitualmente en el entorno de los espectadores de la obra.

Esa visión falaz e intolerante, difícilmente compatible con las normas de convivencia de un sistema democrático y una sociedad plural, se va a transmitir a un público infantil, extremadamente influenciable. Y se difundirá, no en un teatro privado, sino en uno público, y no en una sola ocasión: la obra, que se estrena este domingo, permanecerá durante todo el mes de marzo en el Verbum.

Una incitación tan clara al repudio de las personas, en este caso, en razón de la lengua que hablan, puede ampararse quizás en la libertad de expresión, pero es inaceptable que se lleve a cabo con el respaldo de las instituciones. Para encontrar mensajes parecidos de instigación al odio contra sectores de la población por sus características diferenciales respecto de otros, habría que buscarlos en el historial de los grupos racistas.

Esta asociación defiende la libertad de expresión y de creación, pero cuando el mensaje que se transmite a un público sin capacidad crítica, como son los niños, alienta ideas y conductas de tipo xenófobo, se ve obligada a reclamar a los patrocinadores públicos, como el Ayuntamiento de Vigo y la Xunta de Galicia, que retiren la obra de los centros subvencionados.

Asimismo, esta asociación ciudadana estudia la presentación de una querella contra todos los responsables, por entender que la pieza incita a la discriminación de las personas por razones lingüísticas.

Vigo, 3 de marzo de 2007
Vigueses por la Libertad


¡Toma ya!
Esto es nacionalismo en estado puro.

4 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Estamos viendo con los nazional-sociali$tas cosas dignas de Estúpidos sin Fronteras.

Interruptor dijo...

Cerrajero, lo peor, o quizá lo mejor, es que, a pesar de vivir en medio de esta gentuza y conocerlos bastante bien, no me dejan de sorprender. Y si esto me pasa a mí, que en Galicia no llegan al 15% de los votantes, ¿qué será lo que ve el amigo Luis Amézaga en su tierra?

Digo que es lo peor porque, a pesar de que uno cree estar curado de espantos, estos tipejos tienen la capacidad de superarse día a día en su imbecilidad totalitaria. Pero puede que sea lo mejor porque compruebo que aún no he perdido la capacidad de sorprenderme y preocuparme por lo que puede llagar a hacer este hatajo de bestias.

Natalia Pastor dijo...

¡Qué tristeza!. Lo maravillosa que es la riqueza lingüística y lo nauseabunda que resulta su utilización política para un enfrentamiento empobrecedor, cateto y totalitarista.

Interruptor dijo...

Exactamente esa es la palabra, Natalia, “totalitarismo”, intrínseco al nacionalismo.