13 abr. 2007

La convivencia en la España mora.

Estoy harto de oír (o leer) estas frases de boca (o letra) de la neoprogresía:
”La España musulmana tenía un nivel cultural muy elevado”
”En la España musulmana convivían la cultura judía, cristiana y musulmana”
Y muchos añaden un ”pacíficamente” después del ”convivían”.

Esto demuestra un desconocimiento de la historia más que considerable. ¿A qué le llaman convivir pacíficamente?

Veamos algunas cosas de la España musulmana:

La primera invasión de Tarik comprendía unos siete mil hombres, a los que se unieron otros cinco mil algo más tarde. Algo después Muza cruzó el Estrecho con 18.000 más.¿Cual era la composición étnica de esos ejércitos? La inmensa mayoría eran bereberes de las tribus norteafricanas. […] durante la Edad Media: Hordas de salvajes africanos continuaron invadiendo la Península, como los fanáticos fundamentalistas Almohades, Almorávides y Benimerines. Estos grupos no contribuyeron prácticamente nada a la cultura que se había desarrollado en el Sur de España.

De acuerdo con los historiadores más serios, durante la Edad Media, solamente la mitad de la población era musulmana. La otra mitad estaba compuesta de cristianos y judíos. Y entre los musulmanes mismos, la mayoría eran de origen berebere y español. Y es conocimiento común que la aportación de los bereberes a la civilización ha sido mínima.

Al principio, los cristianos gozaron de cierta libertad religiosa, no por la tolerancia del gobierno, sino por razones puramente económicas. El Islam no permitía cobrar impuestos a sus seguidores, por lo tanto el infiel era quien debía pagarlos. El Califa Omar lo expresó claramente: "Debemos vivir a costa de nuestros cristianos, y nuestros descendientes a costa de los suyos, mientras el Islam exista". A continuación de la conquista, los impuestos eran un tanto llevaderos. Pero pronto llegaron a ser casi intolerables. […]Los conversos encontraron difícil por no decir imposible, incorporarse a la nueva sociedad. Estos renegados eran tratados con enorme discriminación por los viejos musulmanes, que les trataban con desprecio y les impedían acceso a los puestos importantes.

El campesino continuó suministrando el mantenimiento de los dominadores. Como hijos del desierto, aportaron esterilidad y desolación, y en todo caso eran demasiado orgullosos para ocuparse de ese trabajo manual. Fue el agricultor hispano-romano quien, conocedor del arte del cultivo y del regadío, hizo prosperar la tierra.

Abd er Rhaman III (912-961) fue sin duda el mejor de los gobernantes del período musulmán, y el primero que adoptó el título de Califa. Los primeros años de su reinado los pasó luchando contra sus correligionarios, tratando de someter a los rebeldes, y extendiendo su dominio sobre toda la España musulmana. Más tarde se dedico a expediciones anuales contra los cristianos del norte. En realidad, no eran expediciones de conquista, sino más bien de castigo, y en busca de botín y esclavos. El objetivo era también perpetuar una zona desierta en la zona central, cortando los árboles, arrasando las mieses, destruyendo las casas, para debilitar a sus adversarios.

En cierto sentido consiguió unificar el país, aunque con una unión artificial, mantenida por la fuerza.

Una figura importante tras Abd er Rhaman III fue Almanzor. Aunque general en principio, en realidad llegó a ejercer el papel de Califa a raíz de la muerte de Hakam II. Durante cuarenta años fue el azote de los cristianos, derrotándolos una y otra vez en sus expediciones anuales, arrasando, quemando y destruyendo todo a su paso. En una de sus campañas saqueó Santiago de Compostela, y obligó a los cautivos cristianos a acarrear a hombros hasta Córdoba las campanas de la catedral

[Negritas mías]

Por si no ha quedado suficientemente claro, las acciones bélicas entre los musulmanes y los cristianos del norte fueron constantes durante toda la dominación musulmana.

Sí señor, esto es convivencia pacífica y lo demás son tonterías.

5 comentarios:

gutiforever dijo...

Lo de la convivencia,es una milonga,una entelequia jaleada por seres tan dispares como Antonio Gala y una caterva de historiadores,politicos de todo a cien,proselitistas de la Alianza de Civilizaciones y progres de todo pelaje y condición.
El islamismo es de por si intolerante,incompatible con la democracia,la tolerancia y el respeto a cualquier otra religión.
Cuando se les cae el argumentario,señalan que hay diferencias entre "musulmanes moderados" y radicales,claro,como si se pudiera separar por capitulos que parte del individuo que profesa la religión musulmana,acepta o no preceptos básicos en cualquier democracia como es la igualdad entre hombre/mujer,o el respeto a otras confesiones.
Como diría Pérez-Reverte:"son tan cobardes para defender sus principios,que reescriben la historia".

Marta Salazar dijo...

yo pienso que, ni tanto ni tan poco... hubo varios períodos durante la dominación musulmana, unos de auge, otros de decadencia;

algunos de convivencia pacífica, otros de menos pacífica...

mi fuente es, sobre todo "el García Gallo" (Historia del derecho)... en que soy abogado.

Interruptor dijo...

Marta, es cierto que hubo diferentes periodos, en varios siglos da tiempo a muchas cosas. Entre guerra y guerra, entre bofetada y bofetada, hay que tomar aire, rearmarse y reorganizarse. Pero la tónica general fue de lucha continua.

En las zonas donde no estaban en guerra, los cristianos eran explotados con su trabajo y los impuestos, cuando no directamente esclavizados: “Debemos vivir a costa de nuestros cristianos, y nuestros descendientes a costa de los suyos, mientras el Islam exista”. A pesar de no estar en guerra no se puede considerar convivencia pacífica.

Un saludo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

todo es un cuento y lo pagaremos los demas la unica convivencia pacifica es la que tienen aqui esos moros [editado] que viven de puta madre y no se adaptan nada en absoluto al pais y lo mismo pasa con [editado] sudaca vienen aqui como si tubieran todos los derechos a hacer lo que les da la gana España es el reflejo de una sociedad devil ni sombra de lo que antaño fue asi nos crece el pelo.

Nota del blogger: si se hubiese firmado el comentario no lo habría editado para que cada cual se retrate con sus comentarios, pero al ser anónimo he decidido eliminar los insultos.