27 mar. 2007

Querella contra la fiscalía.

Mientras no consigan dominar el estamento judicial, es posible que sus fechorías no le salgan gratis. A ver cómo acaba esto.

La AVT se querella con la fiscalía por omisión de su deber de perseguir el delito.

Según el fiscal las declaraciones de Otegi no fueron más que "manifestaciones de las propias convicciones del acusado, un análisis de la realidad político-social a su modo y a su gusto". En la sentencia, sin embargo, el Tribunal declaraba que existía "prueba de cargo directa y suficiente" contra él y que sólo la retirada de la acusación impidió la condena.

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha reaccionado a la actuación de la fiscalía interponiendo ante el Tribunal Supremo una querella contra el Fiscal General, Cándido Conde Pumpido, el Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, y Fernando Burgos por los delitos previstos en los artículos 404 y 408 del Código Penal. El primero contempla a “la autoridad o funcionario que, faltando a la obligación de su cargo, dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos de que tenga noticia o de sus responsables” y el segundo a “la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo”.

(Negritas mías)


Gracias al cielo que aún nos quedan las agrupaciones ciudadanas que, por el momento, pueden vigilar, y denunciar si procede, la actividad de los poderes públicos.

¡Bien por la AVT!

5 comentarios:

gutiforever dijo...

Pumpido esta haciendo santo a otros fiscales lacayos,como el célebre Eligio Hernández,más conocido como "El Pollo del Pinar".
Que esta caterva no cree en el Estado de Derecho,es algo que se sabe y se ha contrastado desde los tiempos de Javier Moscoso y las "bacigalupadas" con las que se ajustaron cuentas a Gómez de Liaño,o se evitó el paso por el banquillo de Mister X,no fuera a "estigmatizarse",pobre criatura.
Lo que esta claro,es que Zapatero ha asumido el envite a todo o nada,y en ese afán arrastra cualquier institución del Estado que sea un obstaculo para alcanzar la "paz".
Que el Fiscal General sea objeto de querellas por posible delito de prevaricación e incumplimiento de sus obligaciones,nos lleva a cuantificar que nivel de abyección se ha alcanzado en el Ejecutivo Zapatero,que no les duelen prendas a la hora de enfangar la credibilidad de los pilares de la Justicia.
Si esto no es un proceso revolucionario,ya me dirán ustedes que es.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Bien, pero muy triste que tengan que dedicarse a perseguir el delito terrorista porque el Estado hace dejación de funciones. Este país está enfermo.

Zapataplús!! dijo...

Todavía nos quedan las asociaciones de ciudadanos sí, pero, sin embargo, la fiscalía le echó en cara a la AVT de no personarse como acusación contra Otegui... Hay que tener el rostro como el cemento.

Recaredo dijo...

La prevaricación es un delito consustancial al PSOE cuando gobierna. Siempre que ha estado en el poder, se ha rodeado de una patulea de funcionarios publicos que dictan resoluciones injustas, a sabiendas de ello. Todo para perpetuarse en el poder y alcanzar sus fines espureos.

El Cerrajero dijo...

Esta Semana Santa los del (des)gobierno deberían leer la historia de la Revolución Francesa y de lo que pasó cuando el pueblo ocupó el lugar de las instituciones públicas.