15 mar. 2007

Los orígenes de nuestra cultura.

El origen de la actual cultura europea es el cristianismo, por mucho que esto moleste a algunos. Es así porque el cristianismo siempre se ha caracterizado por la transmisión de la cultura, por mucho que les siga molestando a algunos, y de hecho las escuelas y los maestros estaban siempre ligados a órdenes religiosas. No hace tanto tiempo que los estados tomaron las riendas en el tema educativo y guiados más por el afán de control que por el afán de la transmisión de conocimientos y valores.

Voy a contaros, a modo de curiosidad, algo que es aparentemente irrelevante pero que da fe del origen de la cultura europea: el cristianismo.

Imaginemos a una persona europea y a una del oriente asiático que están intentando recordar algo que se les resiste. Se concentran e intentan recordar. ¿Qué postura o actitud adopta cada uno de ellos? Pues el asiático oriental cierra los ojos y baja la cabeza haciendo un gesto tal que parece que está mirando en el interior de su pecho o de su vientre. Por el contrario, el europeo alza la cabeza y mira hacia arriba, a veces también con los ojos cerrados pero muchas veces con los ojos abiertos.

Esto, que parece una tontería, no lo es. Se trata de que en el oriente asiático tienen una cultura que procede de las filosofías que hablan del equilibrio interior del hombre y de que el origen de las cosas está en ese equilibrio. Por ello, el que procede de esa cultura hace el gesto de buscar en su interior. La cultura europea procede del cristianismo y por ello se alza la vista al cielo buscando la inspiración del Espíritu Santo, la luz divina.

Es sólo una curiosidad, pero que refleja hasta qué punto el cristianismo está arraigado en nuestra cultura. Y también muestra cuán estúpido sería intentar desterrarlo.

Dejando las curiosidades a un lado, no hay más que fijarse en cuál fue durante siglos la correa de transmisión que movió el arte, la química, la biología, la gastronomía, etc. Es así, y a quien le moleste le diría que estudie un poco de historia, que a lo mejor así se le cura.

Pero qué estúpidos y antinaturales son el laicismo y el anticlericalismo. ¡Qué pena dan ese tipo de actitudes!

3 comentarios:

Persio dijo...

Pues es muy significativo ese ejemplo, sí, señor.

El cristianismo es la base de todo Occidente. Es Occidente. Si tiramos piedras contra nuestro propio tejado, los cimientos se vendrán abajo; para deleite de la izquierda y del Islam.

Un saludo

Interruptor dijo...

Ese es mi temor, Persio, que nuestra cultura acabe tambaleándose de tanto empeño en remover las columnas que la sustentan.

Saludos.

El Cerrajero dijo...

No sólo la base judeo-cristiana es nuestro cimiento fundamental socio-cultural, es que es la única que ha hecho avanzar el mundo de verdad.