10 nov. 2010

Discurso del Santo Padre en Santiago

El otro día, en la misa, el sacerdote dijo que en lugar de preparar la homilía había decidido dejar que el Papa lo hiciese por él, y así su homilía consistió en un comentario sobre las cosas que el Papa había dicho en Santiago. Pues tomando ejemplo, yo he dejado que el Papa escriba este post y así mi entrada consiste en extractar uno de sus discursos.

Extraigo partes, y hago algún pequeño comentario, del discurso del Santo Padre en la Catedral de Santiago, en la mañana del sábado 6 de noviembre de 2010. Las negrillas son mías.

Es un discurso muy cortito, no tardaréis nada en leerlo. De hecho, extraigo una gran parte.

Peregrinar no es simplemente visitar un lugar cualquiera para admirar sus tesoros de naturaleza, arte o historia. Peregrinar significa, más bien, salir de nosotros mismos para ir al encuentro de Dios

El verdadero sentido de ser peregrino es el camino hacia Dios, por eso todos los cristianos debemos ser peregrinos durante toda nuestra vida. En eso consiste la fe.

La Iglesia es ese abrazo de Dios en el que los hombres aprenden también a abrazar a sus hermanos, descubriendo en ellos la imagen y semejanza divina, que constituye la verdad más profunda de su ser, y que es origen de la genuina libertad.

Entre verdad y libertad hay una relación estrecha y necesaria. La búsqueda honesta de la verdad, la aspiración a ella, es la condición para una auténtica libertad. No se puede vivir una sin otra. La Iglesia, que desea servir con todas sus fuerzas a la persona humana y su dignidad, está al servicio de ambas, de la verdad y de la libertad. No puede renunciar a ellas, porque está en juego el ser humano, porque le mueve el amor al hombre, “que es la única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma” (Gaudium et spes, 24), y porque sin esa aspiración a la verdad, a la justicia y a la libertad, el hombre se perdería a sí mismo.

La verdad y la libertad están en el reconocimiento de la dignidad de la persona. No se es libre si no se reconoce. Y no es digna o indigna la muerte, sino la persona que la enfrenta. Esto está en evidente relación con la eutanasia y el aborto.

Dejadme que […] exhorte a todos los fieles de esta querida Archidiócesis, y a los de la Iglesia en España, a vivir iluminados por la verdad de Cristo, confesando la fe con alegría, coherencia y sencillez, en casa, en el trabajo y en el compromiso como ciudadanos.

Esto no es más que una clarísima llamada al apostolado. Llevar la fe a los que nos rodean es nuestra labor, debemos seguir los pasos de los apóstoles, de los santos, y los que somos gallegos tenemos el mejor ejemplo en Santiago.

Que la alegría de sentiros hijos queridos de Dios os lleve también a un amor cada vez más entrañable a la Iglesia, cooperando con ella en su labor de llevar a Cristo a todos los hombres. […] hoy, como siempre, merece la pena entregarse de por vida a proponer la novedad del Evangelio.

Debemos presta atención a la vocación, a lo que nos pide el Señor, especialmente a la sacerdotal, pero también a la llamada a la santidad que debe sentir todo cristiano.

No quiero concluir sin antes felicitar y agradecer a los católicos españoles la generosidad con que sostienen tantas instituciones de caridad y de promoción humana. No dejéis de mantener esas obras, que benefician a toda la sociedad, y cuya eficacia se ha puesto de manifiesto de modo especial en la actual crisis económica, así como con ocasión de las graves calamidades naturales que han afectado a varios países.

Mención a la labor de la Iglesia, la caridad cristiana, esa labor que no es capaz de hacer ningún gobierno y que hacen las personas por amor a los demás.

Con estos sentimientos, pido al Altísimo que conceda a todos la audacia que tuvo Santiago para ser testigo de Cristo Resucitado, y así permanezcáis fieles en los caminos de la santidad y os gastéis por la gloria de Dios y el bien de los hermanos más desamparados. Muchas gracias.
[Este párrafo fue pronunciado en gallego aunque aquí pongo la traducción porque lo importante es el sentido de las palabras y no el idioma con que se dicen]

Los desamparados, además de los pobres, son también los discapacitados, los niños en gestación o los ancianos. Evidentemente, esto también se relaciona con el párrafo anterior en que habla de la labor social de la Iglesia.

13 comentarios:

Ignacio dijo...

NO VALE usar al Papa para escaquearse de peregrinar: de Roncesvalles, a Santiago.
Ahí comprenderás lo que quizá el propio Papa no puede entender: porque exige eso, y dolor y camino y piernas y rotos y espalda y etc.
Pero eso lo sabe el que lo sabe.
El Papa uede usar peregrinación como metáfora; pero la realidad es que hay que peregrinar, para saberlo.
¿Cuando sales?

Interruptor dijo...

El Papa no está hablando de la preparación que, para el encuentro con el Señor, pueda significar para algunos el caminar, sino de significado trascendente de la peregrinación. Estoy seguro de que, con lo que ha vivido el Papa, entiende muy bien lo que es el sacrificio y el esfuerzo.

Yo he hecho algunas etapas del camino, pero no con intención de sacrificio, sino más bien como entretenimiento. Y conozco a muchos ateos que han hecho parte o todo el camino y siguen siendo ateos, y no se han planteado nunca nada más que entretenerse caminando.

Yo, y es sólo mi opinión personal, considero que la peregrinación no tiene nada que ver con el andar. Al principio se andaba porque no había medios de transporte. Después se hizo costumbre, pero no tiene más sentido que el respeto a las costumbres. De hecho también es peregrinación el hacerlo en bicicleta, a caballo o incluso en coche. La disposición para le encuentro no te la da el camino (como se ve en la gente que te he comentado que hace el camino sólo por la afición a andar), te la da tu propia actitud.

Interruptor dijo...

Y con esto no quiero desmerecer el sacrificio de nadie que haya hecho el camino con la intención de ofrecer el esfuerzo.

Luis y Mª Jesús dijo...

¡También estuvimos en la Plaza de la Quintana durante la Misa!. Me hubiera gustado conoceros a ti y tu familia, otra vez será.

Esperemos la llegad del Papa cerca del Obradoiro, en la calle que va de la Iglesia de San Francisco a la Catedral. Estábamos en la calle pero muy cerquita de un bar, lo que nos permitió seguir la llegada del Papa al aeropuerto por la televisión. Comentó que le movía en el viaje el mismo amor a Cristo que animó en su peregrinar a San Pablo. Cuando minutos después vi pasar al Papa me emocioné al comprobar el amor de Cristo que reflejaba su rápida mirada al grupo de peregrinos en que me encontraba.

Natalia Pastor dijo...

Del discurso del Santo Padre me encantó esa mención merecidísima atantos y tantos voluntarios que se dejan la piel para ayudar a los demás en los comedores de Cáritas y parroquias.
Esas mención a "la generosidad con que sostienen tantas instituciones de caridad y de promoción humana. No dejéis de mantener esas obras, que benefician a toda la sociedad, y cuya eficacia se ha puesto de manifiesto de modo especial en la actual crisis económica, así como con ocasión de las graves calamidades naturales que han afectado a varios países", es un estímulo y un aldabonazo a tantos y tantso que se sacrifican diariamente por los demás.

eligelavida dijo...

Me parece que las últimas frases resumen muy bien el resto del discurso: 'que os gastéis por la gloria de Dios y el bien de los hermanos más desamparados'.

Por mucho que algunos se nieguen a entenderlo, eso es lo que hace la Iglesia a nivel espiritual y material.

Anónimo dijo...

Una pregunta ¿y sí al final Díos no existe?. Es curioso, creéis en todas estas cosas y no en el cine de Almodóvar, ni en el amor entre hombres (un hombre hacia otro hombre) y entre mujeres (una mujer hacia otra mujer), ni en el arte contemporáneo (llameémosle modero), ni en la constitución, ni en el divorcio (porque el amor se termina), ni en el aborto (porque también es respetable la vida de quién está vivo y puede decidir)....... y creéis en eso "Díos" (por cierto más difícil de ver que el cine de Almodóvar) y por ello se tiene que marcar la vida de millones de seres humanos. Pero de todas formas entiendo que creáis.

Anónimo dijo...

Otra cosa, ¿sí existe Díos? tiene que opinar que el hijo “inseminado” del "monstruo" es motivo de lanzar no sé cuantas plagas ¿no?.
Quizás sea el nacimiento del nuevo Mesías nunca se sabe, cosas más raras se leen en la Biblia.

Interruptor dijo...

¡Que falta de cultura, madre!

papa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Perdona me podrías explicar dónde captas tú mi falta de cultura. Me gustaría saberlo para que exista un buen intercambio de opiniones, si no lo haces no volveré a molestarte con las mías.

Interruptor dijo...

1.- Comparar A Dios con el cine de Almodóvar. ¿¿¿???
2.- Los católicos predicamos el amor (no carnal) entre todos los hombres (en genérico) y no es que no creamos en el amor (carnal) entre personas del mismo sexo, es que el hecho de sentirlo es incontrolable, pero el practicar sexo entre personas del mismo sexo sí es controlable, y va contra natura. Ofende a Dios, exactamente igual que lo ofende la practica del sexo de una persona casada con otra que no es su consorte. Lo que diferencia a las personas de los animales es que nosotros tenemos inteligencia y voluntad y por ello somos capaces de controlar los instintos y no hacer ciertas cosas que nos igualarían a los animales.
3.- ¿¿¿el arte contemporáneo??? Disculpa, pero entre los católicos hay muy buenos estudiosos y amantes del arte contemporáneo.
4.- ¿¿¿la Contitución??? Personalmente me parece que nuestra Constitución es penosa, pero independientemente de eso, los obispos españoles han defendido en multitud de ocasiones nuestra Carta Magna. Por otra parte, la Iglesia ha dicho siempre que ninguna ideología política tiene el monopolio de la verdad ni del a justicia y que muchas ideologías caben dentro de la Iglesia, con la excepción de aquellas que niegan la esencia misma de esta institución, como pueden ser el comunismo o el fascismo.
5.- No creemos en el divorcio porque para nosotros el matrimonio no es un contrato que se pueda romper cuando a uno le apetezca. El matrimonio es un sacramento y es indisoluble. Personalmente, un matrimonio civil me da igual si se rompe o no porque para mí eso es lo mismo que una pareja de hecho.
6.- El aborto es un asesinato. No se puede matar a una persona dentro del seno materno igual que se la puede matar fuera. Es lo mismo que decir que se puede matar a una persona cuando está dentro de su habitación pero no cuando está fuera, simplemente por la ubicación.
7.- El catolicismo no pretende marcar la vida de nadie, salvo que el que se prohíba el asesinato sea marcar la vida de quien quiere asesinar.
8.- No entiendo a qué viene lo de las plagas. Lo de la “inseminación del monstruo” es lo mismo que la inseminación de cualquier otra persona. La calidad personal, o las cualidades de una persona, no hacen mejor ni pero la inseminación artificial.

Por todas estas razonas se deduce que no tienes ni la más remota idea de la doctrina católica. Aunque también podría ser que no quieras tenerla o que te hayas creído toda la sarta de bobadas que cuentan los anticlericales.

Interruptor dijo...

Perdón:
No se puede matar a una persona dentro del seno materno igual que NO se la puede matar fuera