15 nov. 2010

¿Cómo es posible?

Hay cosas que me ponen los pelos como escarpias. Tengo un hijo de 12 años cuyas preocupaciones son similares a las de cualquier niño de su edad. Le interesan algunas series de televisión y alguna película, jugar a “star wars” con sus amigos, le gustan los animales, le fastidia que le manden hacer la cama y ordenar su habitación y aún se admira de las cosas que su padre sabe o hace. Es un niño normal y corriente.

Pues en México hay un niño de la edad de mi hijo que es un sicario sanguinario. Un niño de 12 años que tortura, degüella, asesina sin piedad, y lo hace por un puñado de dólares.

El joven sicario está considerado como uno de los más sanguinarios del estado ya que es habitual que, además de matar a sus víctimas, las torture previamente para después degollarlas y arrojarlas a la cuneta de la carretera más cercana…

'El Ponchis', trabaja para Julio Jesús Radilla, alias 'Padilla', uno de los hombres fuertes del cártel del Pacífico Sur que se encarga de dirigir la guerra contra el de 'La Familia Michoacana'. Este narcotraficante es quien da las misiones al niño y quien se ocupa de pagarle unos 3.000 dólares (2.191 euros) por cada asesinato.


No sé cómo llega un niño a convertirse en un salvaje asesino. No entiendo cómo un adulto puede inducir a un niño a ello. Hay cosas que no soy capaz de comprender y que me hacen sentir vergüenza de pertenecer a una especie que es capaz de esto.

6 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Cuando se pierden los valores y los principios,las sociedades caen en una sima profunda donde se bestializa absolutamente todo, la violencia se impone como el único recurso.
Lo de Mexico es una tragedia absoluta, y el ejemplo de esta criatura, de este niño/sicario la muestra de la degradación alcanzada.

No a todo dijo...

Es una noticia absolutamente espeluznante. Ya cuesta comprender que un adulto pueda hacer algo así, para cuanto más un niño, a quien se presume más candoroso.

eligelavida dijo...

¡Qué horror! Es un síntoma más de la decadencia social que sufrimos en occidente. Y digo occidente porque tanto en Europa cono en América estamos influidos por una misma cultura que va cayendo en picado. ¡Qué triste!

NIP dijo...

Hola Interruptor, la infancia es víctima de toda la violencia adulta, el que no se convierte en un monstruo, queda herido de por vida huérfano o testigo de asesinatos, violaciones,etc. no vivimos en un mundo bueno y cada vez hay menos sitios a donde poder mirar para olvidarlo.En México cantan que la vida no vale nada y el resto del mundo ya ni lo escucha.

NIP dijo...

Vivo en un país, España, donde provocar el aborto es lícito, lo promulgan los gobernantes casi como un "derecho".Después de lo que sucedió en el Gólgota no concibo mayor horror.

Hilda dijo...

Es que en México la cosificación del ser humano es algo espantoso, la degradación de valores terrible y si a esto le agregas la corrupción que impide tener un aparato de justicia que realmente funciona, podrás entender la horrible realidad.

Y sí, para sentir verguenza pero se anuncia como si fuera natural y peor aún, como ejemplo a seguir.

Saludos. Hilda