23 jul. 2010

Guía para la imposición del socialismo

Hace unos días recibí un correo con un supuesto “decálogo de Lenin”. Se trata de diez puntos que constituyen el guión del socialismo real para conseguir y mantener el poder.

Aunque se me presentaba como pretendidamente redactado por el propio Lenin, me resultaba demasiado extraño que el líder soviético hiciese público tal decálogo, y con poco que uno bucee por la red sospecha que su origen no debe de ser ese. Pero resulta evidente que esto lo ha escrito alguien que se ha parado un rato a contemplar el sistema que todos los regímenes pretendidamente socialistas han puesto en práctica. Todos sabemos que las teorías marxistas sostienen que para la consecución del socialismo es necesario transitar a través del comunismo, lo que no nos dicen es que el comunismo no evoluciona y nunca se llega a ese supuesto socialismo tan utópico y maravilloso, se enquista en mortíferas dictaduras.

En cuanto uno se fija, se ve con claridad que es la guía que han seguido escrupulosamente todos esos regímenes tan progresistas que van desde la antigua Unión Soviética hasta la Cuba de Fidel, pasando por las antiguas dictaduras de la Europa de Este, o desde el régimen chavista de Venezuela a cualquier otra dictadura, o “democracia popular”, que en el mundo haya sido.

A continuación reproduzco el decálogo:

1. Corrompa a la juventud y déle libertad sexual. [Póntelo, pónselo]

2. Infiltre y después controle todos los medios de comunicación de masas. [Control de TVE, concesión de licencias de radio, etc.]

3. Divida a la población en grupos antagónicos, incitando las discusiones sobre asuntos sociales. [Ley de memoria histórica, resurrección de “las dos Españas”, carta blanca a los nacionalismos, etc.]

4. Destruya la confianza del pueblo en sus líderes. [Nunca tan bajo han sido valorados los líderes españoles]

5. Hable siempre sobre Democracia y Estado de Derecho, pero, en cuanto se presente la oportunidad, asuma el poder sin ningún escrúpulo. [No se les cae de la boca la “democracia” y la “libertad”]

6. Colabore con el vaciamiento de los dineros públicos; desacredite la imagen del País, especialmente en el exterior y provoque el pánico y el desasosiego en la población por medio de la inflación. [Medidas “anti-crisis”]

7. Promueva huelgas, aunque sean ilegales, en las industrias vitales del País. [Para eso están los sindicatos afines]

8. Promueva disturbios y contribuya para que las autoridades constituidas no las repriman. [Prohibición, a las policías autonómicas, de actuar contundentemente contra los disturbios nacionalistas]

9. Contribuya a destruir los valores morales, la honestidad y la creencia en las promesas de los gobernantes. Nuestros parlamentarios infiltrados en los partidos democráticos deben acusar a los no comunistas, obligándolos, so pena de exponerlos al ridículo, a votar solamente lo que sea de interés de la causa socialista. [Y los que no son socialistas se lo tragan y se acomplejan de no ser neoprogres y votan las causas neoprogres]

10. Registre a todos aquellos que posean armas de fuego, para que sean confiscadas en el momento oportuno, haciendo imposible cualquier resistencia a la causa. [¿?]

Desconozco si el décimo punto se está llevando a cabo en España o directamente se lo saltan porque no es legal la posesión de armas salvo que sean de caza o en casos excepcionales para profesiones consideradas de alto riesgo. Pero el resto del decálogo se está desarrollando en España de forma completa y generalizada.

¿Nos vamos imaginando a dónde nos quieren llevar?

1 comentario:

Hilda dijo...

Desconozco todo lo relacionado con el socialismo y con Lenin, pero de que en México también están siguiendo esa lista, que ni que. ¿será un mal mundial? me temo que sí.
Saludos. Hilda