4 feb. 2008

¿Pero qué les importará a ellos?

Yo no salgo de mi asombro con la cantidad de imbecilidades que se están diciendo sobre la carta de la Conferencia Episcopal.

Entre toda esa gente que se dice atea, que no cree en Dios ni en lo que digan los hombres que han consagrado su vida a Él, resulta que ni uno se ha perdido lo que dicen los obispos y ni uno ha perdido la ocasión de dejar constancia de su sectarismo intolerante.

La carta comienza dirigiéndose “a los católicos y a todos los que deseen escucharnos”, y resulta que todos esos que ni son católicos, ni quieren escuchar nada de lo que digan los obispos, has saltado como energúmenos a decir estupideces. ¡¡Alucinante!!

Sinceramente, a mí me resbala (por no utilizar expresiones desagradables) lo que diga el Dalai Lama, el Patriarca de Constantinopla, cualquier líder de la Iglesia Evangélica o cualquier pastor protestante (creo haberlo dicho ya anteriormente). Sencillamente pienso que lo que estos señores dicen va dirigido a sus fieles y a quienes quieran dejarse aconsejar por ellos, y como yo no soy fiel de sus respectivas iglesias ni tengo la más mínima intención de dejarme aconsejar por ellos, pues, como mucho, lo leeré si tengo curiosidad y respetaré lo que digan como respeto lo que opine cualquiera. Pero, desde luego, no me rasgaré las vestiduras ni diré todo tipo de sandeces.

Pero claro, ¿qué podemos esperar de la progresía regresía que campa a sus anchas por esta bendita tierra?

15 comentarios:

Michi dijo...

Es lo habitual, todo el que se considera ateo suele ser el que más habla de la Iglesia, asombroso pero cierto...odio? inseguridad hacia sus no-creencias? Ni idea...

Elentir dijo...

Todo esto, Interruptor, es una magnífica muestra de la intolerancia que abunda en las filas izquierdistas. No toleran que haya alguien que no opine como ellos.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Se querían topar con la Iglesia y lo han conseguido. Necesitan enemigos para enardecer a sus amigos. Pura extrategia electoral.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Estrategia sin equis porno, claro.

Crispal dijo...

No es que les importe, en el fondo les importa un bledo. Lo que pasa es que poniendo a parir a los obispos y a la Iglesia consiguen dos objetivos: 1. Que no se hable de política ni de lo mal que lo han hecho durante 4 años. Sería, pues, una simple cortina de humo. 2. Atraer al voto radical que fue movilizado entre el 11 y el 14-M.
No nos engañemos. No son tontos, son políticos. Saben lo que hacen. De hecho podemos recordar la última frase de Maragall: no voy a votar al PSOE porque desconozco sus propuestas electorales. Y es así. ¿Alguien sabe qué va a hacer el PSOE si gana?

Interruptor dijo...

Michi, creo que no es odio, pienso que te acercas mucho con lo de la inseguridad, pero me parece que lo que más les inclina a esa actitud hipócrita es el miedo, el miedo a equivocarse y que los obispos tengan razón, no les gusta que alguien les recuerde que hay algo llamado moral que no es sólo para los creyentes y miedo a encontrarse al final con que sí existe Dios y con que sí existe un infierno. Es muy molesto que alguien te esté recordando esas cosas constantemente.

Elentir, ya lo digo en la entrada, sectarismo intolerante, ni más ni menos.

Luis, yo creía que seguían una eZtrategia, aunque Pepiño debe seguir una etrategia.

Interruptor dijo...

Crispal, sí, yo lo sé, reanudar las conversaciones con los terroristas (si es que se han interrumpido en algún momento), porque si fue de otra manera habrían revocado el apoyo de la cámara, y terminar de cargarse la Constitución y la unidad nacional, ya han dejado entrever que quieren sacar una “ley de prácticas religiosas” al estilo de la que están intentando imponer los de ERC en Cataluña y que va radicalmente en contra de la Constitución que defiende el derecho de la práctica privada y pública de la religión.

Yo creo que sí son tontos, además de malas personas. Pero es que no hay nada más peligroso que un tonto ignorante que se cree inteligente, y el actual gobierno está lleno de individuos que se ajustan a ese modelo empezando por su jefe.

Pero sí, estoy de acuerdo es en que mientras se hable de los obispos no se habla de economía, ni de ETA, ni de los estatutos, ni de otras cosas. Y que están intentando enardecer a los energúmenos que abundan en la extrema izquierda para que les den el voto.

Claudedeu dijo...

De la regresía que campa a sus anchas por estas tierras se puede esperar lo de siempre: mentiras, mentiras y más mentiras.

Interruptor dijo...

No siempre son mentiras, Claudedeu, a veces son sandeces, sandeces y más sandeces.

Andrés dijo...

Mmmm...es que el tema de la Iglesia; como el de las supuestas naciones del Estado, como el de las relaciones con EUA y otros ejemplos tan estereotípicos, es un chueletón sabroso a los ojos de la manada de lobos que abundan entre la izquierda socialista. Es un tema recurrente hasta el aburrimiento, más aún cuando en 1 mes hay elecciones y cuando no se tiene nada bueno o alguna idea aprovechable que ofrecer. Un buen petardo para desviar la atención de las cosas que de verdad importan. Saludos.

Interruptor dijo...

Dichosos los ojos que te leen, Andrés. Mira que te dejé un comentario en tu blog diciéndote que te pasases a avisar cuando regresaras y ya hace días que estás de nuevo aquí y sin avisar. Te voy a regañar ;o)

Andrés dijo...

Perdón se me olvidó. Los exámenes me confunden...XD

Tienes mi respuesta en mi blog acerca de el tema de la república. Saludos

El Cerrajero dijo...

El P$o€ también quiere el monopolio de los 'motivos para creer'.

Maestro dijo...

Hola, compañeros de fatigas, os envío este link que os gustará. Más motivos para que zETA llore, con un toque picante.

Podéis copiarlo, mencionarlo, enlazarlo o lo que os dé la real gana. Paso de la SGAE.


http://evolucionatusexualidad.blogspot.com/


Saludos cordiales

Interruptor dijo...

Maestro, bienvenido a mi casa. El primer post que tienes ahora en el blog tiene un final muy bueno ;o)

Advierto a los que quieran verlo que Maestro, en su blog, habla de sexo muy abiertamente y sin ñoñerías ni suavizando nada. Lo digo para que el que entre sepa a lo que va y nadie se escandalice.