26 feb. 2008

Empatados, absolutamente empatados.

Pues sí, creo que ha habido un empate absoluto. Y ya sé que esta opinión va en contra de casi todas. No he visto aún los periódicos, pero las encuestas que he visto y oído coinciden en dar, casi todas, una leve ventaja a Rajoy; las tertulias de anoche en la televisión presentaban claras divisiones entre los que hablaban de clara victoria de Rajoy y de clara victoria de Zapatero; y las tres cadenas de radio más importantes decían esta mañana cosas diferentes, la COPE que Rajoy había “vapuleado” a Zapatero, la SER que Zapatero había ganado sin contundencia pero con una cierta holgura, y en Onda Cero mantenían una victoria de Rajoy pero poco contundente.

De todos los comentarios que he escuchado, tan sólo estoy de acuerdo con Fernando Ónega, que es el único que me ha parecido realmente imparcial en la valoración, y eso que cuando leo sus columnas o escucho sus comentarios no me suele parecer muy imparcial, pero no es un sectario recalcitrante. Y lo que decía anoche era que él había visto dos candidatos con fuerzas muy igualadas y esta mañana decía que Rajoy había ganado en el afianzamiento de sus votantes, que había dicho lo que los ya convencidos esperaban oír, pero que no había convencido a nadie más, por tanto era un empate.

Igual que os comentaba el otro día refiriéndome al debate entre Solbes y Pizarro, hay dos partes a considerar: los contenidos y la imagen. En los medios de comunicación es muchísimo más importante la imagen que los contenidos, y en ese apartado he visto una igualdad absoluta. Lo que me pareció más destacable (aparte de las cejas maquilladas y resaltadas que dolían los ojos al mirarlas) fue el uso que ambos hicieron de las interrupciones al oponente. En principio Rajoy optó por no interrumpir nunca a Zetapé, pero éste último comenzó interrumpiendo y cortando las argumentaciones de Mariano desde el principio. Al poco tiempo Rajoy decidió que si el moderador permitía interrumpir, él también lo haría. La consecuencia es que Zeta dio una imagen de mayor vehemencia, más apasionada, que no deja de ser su discurso habitual, apelando siempre a sentimientos y jamás a ideas. Rajoy, por su parte, dio una imagen de maltratado inicialmente que se resarce después. Al final una igualdad total.

Respecto a los contenidos, han sido aparentemente muy equilibrados. Cierto es que si nos detenemos a analizar en detalle lo dicho pueden verse diferencias que podrían inclinar la balanza, pero que en un primer momento no eran demasiado evidentes y, además, hay que tener en cuenta que la enorme mayoría de la gente no se para a evaluar en detalle los contenidos, por ello los mensajes deben ser claros y contundentes si se quiere llegar al público, recordemos que estamos hablando de un medio de comunicación y no del Congreso de los Diputados. Así que, de nuevo, empatados.

Si analizamos a fondo vemos que Rajoy destacó los errores constantes del gobierno de Zapatero y que Zetapé se perdió en hacer oposición al gobierno de Aznar. Pero ninguno de los dos explicó planes de futuro ni aportó posibles soluciones. Lo que en el caso del actual presidente es peligroso, ya que su gestión no está llevando cuesta abajo y él no reconoce absolutamente ningún error ni ninguna crisis que haya que solucionar. Zeta presentó un plan de continuidad, sin hacer ninguna propuesta y sin reconocer que haya nada que arreglar, lo cual no es más que una continuación del camino que nos ha traído hasta esta situación de crisis. Pero lo malo es que Mariano tampoco ha explicado ninguna propuesta, se ha limitado a mencionar algunas de ellas, que ya conocíamos, sin desarrollarlas, de forma que tampoco ha aportado nada nuevo.

Lo perdido en el pasado que estaba Zapatero se compensó con el cuentecillo de la niñita, penoso, cursi, empalagoso, absurdo y casi insultante a la inteligencia, con que Rajoy terminó su intervención.

Decididamente, empate absoluto. Pero lo que sí me ha sorprendido muchísimo es que Zapatero llevase tan bien preparado el debate. Si tengo que valorarles de 0 a 10, les doy a los dos un 6 o 6,5 de nota, pero considero que Rajoy está más que capacitado para obtener un 8 o más, mientras que me ha sorprendido Zetapé, al que no consideraba capaz de superar el 5.

Nota importante: a todos los que habéis comentado en la entrada anterior sobre las encuestas, os digo que podemos seguir diciendo que no conocemos a nadie a quien hayan llamado y preguntado, ya que no me llamaron. No sé si es que, como yo sospechaba, dan los datos que les da la gana y se quedan tan contentos, o es que, como primero piden información sobre las tendencias políticas del encuestado, han decidido que no valía la pena llamarme porque habiendo sido crítico con Zapatero pensarían que iba a opinar que Rajoy había quedado mejor. Lo cual, como podéis comprobar, no es cierto.

Actualización: Ya he echado un vistazo a la prensa digital y más de lo mismo; los medios pro gubernamentales otorgan una victoria a Zapatero, unos más clara y otros menos, y los medios críticos con el gobierno otorgan la victoria a Rajoy, también con ligeras diferencias sobre la contundencia.

Yo me ratifico: empate total.

Segunda actualización: sobre el bonobús en Internet Política, muy interesante la reflexión.

11 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Estoy de acuerdo. Rajoy logró afianzar su electorado, lo cual no estaba claro después de los últimos tiempos. Y eso ya es un paso importante. Y Zeta estoy seguro que no consiguió movilizar a ese electorado radical que tanto busca para decantar las elecciones.

Natalia Pastor dijo...

Un repaso en toda regla,contundente,sin aspavientos,con verdades como puños que no admitían réplica.
Era patético ver a un Zapatero sonado,sacar a relucir Irak,el 11-M y su obsesión enfermiza con Aznar.
Si algo quedó claro ayer,amén de que Zapatero es un absoluto mentiroso incorregible, es que debajo de la sonrisa y el cacareado talante,no hay absolutamente nada.
Puro humo.

AZP dijo...

Me gustó mucho el debate de ayer. Empecé a verlo sin mucha convicción ni ganas; es más el inicio farragoso de las cifras macroeconómicas hacia donde nos llevaba zETApé me indujo más de un bostezo.
Poco después, el milagro, un Mariano Rajoy sin complejos plantando cara a zETApé y a todas y cada una de sus mentiras.
Lo que más gracia me hizo fue la mención de zETApé a que Rajoy legalizó a no se cuantos inmigrantes y habló de un BONOBÚS. Esta anécdota del BONOBÚS es la anécdota estrella de todos los medios de comunicación de la galaxia progre, qué gracia que se agarren a eso; qué gracia el que sean tan zafios y /ó inútiles y que no sepan ni distinguir entre un BONOBÚS y un ABONO TRANSPORTE. Espero que Rajoy tenga la respuesta preparada para cuando venga el bobo solemne al ataque con el BONOBÚS.

Rajoy estuvo a la altura, sin complejos y cantándole las cuarenta a un presidente sectario, inútil y neoplásico. Espero que continúe por ese camino y sin dar bandazos.
Posiblemente se movilice la gente de ultraizquierda, pero ese no es el problema de Rajoy, que los OKUPAS, ANTISISTEMA y gente de la peor calaña vote a Zapatero no es ning'un problema< Rajoy debe intentar conseguir el voto de los indecisos, de los desencantados con zETApe, de la gente de bien.

El resultado del debate, clarisimo. ZAS EN TODA LA BOCA.....

http://fakemate.wordpress.com/2008/02/25/zas-en-toda-la-boca/

Andrés dijo...

A mi no me apreció empate. Yo que iba como observador neutro acabé convencido por la confianza y la seguridad que me ofreció Rojoy.

Eso sí, en políticas sociales, seguridad, educación, sanidad y derechos, Rajoy patinó un poco. Saludos.

Interruptor dijo...

Luis, al final esa va a ser la explicación de que todos se consideren vencedores, que cada uno ha convencido a los suyos. Pues menudas victorias que se apuntan.

Natalia, que haya puesto encima de la mesa las mentiras de Zetapé, no evita que algunos temas haya patinado, como en la pésima utilización de las gráficas, eligiendo gráficas que no entraban por los ojos y enseñándoselas a Zetapé en lugar de a los espectadores. Zeta, en cambio, utilizó gráficas que entraban al primer golpe de vista y las enseñó a la cámara, para inmediatamente cerrarlas y así sólo daba tiempo a que quedara la interpretación que él hacía, fuese mentira o no, peo el efecto se conseguía. Creo que Rajoy a desaprovechado un buena oportunidad y que Zapatero se preparó muy bien el debate. Y no atiendo al fondo de sus argumentos porque eso queda para un análisis con calma del debate que no es lo que hace la gran mayoría de la gente, así que el hecho de que Zetapé no ofreciera más que continuidad en esta cuesta abajo poco importa si lo ha hecho de forma solvente. Estamos en la sociedad de la imagen, de los medios, importan más las formas que los contenidos, por desgracia.

AZP, ¿has leído el enlace a Internet Política? Espero que Mariano lo saque en el segundo debate. A lo mejor hay que acusar a alguien de prevaricación.

Andrés, si patinó en todo eso… ¿en qué acertó? :o)

ARCENDO dijo...

Aunque, como veo, discrepas de muchos de nosotros, tu análisis es fantástico, ecuánime y muy razonado. Siempre es un placer leerte y contrastar opiniones.
SALUDOS.

Interruptor dijo...

Muchas gracias, Arcendo, eres todo amabilidad ;o)

Schwan dijo...

Me gusta tu análisis, aunque lo que realmente me pareció el debate fue que puso de manifiesto que a Zapatero no se le puede creer.

Rajoy le acusó de mentiroso en muchas ocasiones y Zapatero no pudo dar una réplica contundente en ningún caso.

Interruptor dijo...

Sí, Schwan, pero también hubo una o dos cosas donde Rajoy se quedó sin respuestas. Ya digo que analizando el fondo de lo dicho por los candidatos se ve que Zeta sólo ofrece continuar con este desastre y Rajoy ofrece soluciones, pero eso ha quedado demasiado diluido entre toda la parafernalia de la imagen televisiva, y la gran mayoría de la gente no analiza lo que ha visto, se queda con lo que le entra por los ojos y el análisis lo lee al día siguiente en el periódico. Es triste pero esa es la realidad.

Caballero ZP dijo...

Espero que en el debate de este lunes se desmarque claramente Rajoy con sus propuestas.
Saludos

Interruptor dijo...

Pues espero que sí, Caballero ZP, pero no sólo porque haga alguna nueva propuesta interesante, sino porque explique las que ya ha hecho y porque utilice las gráficas bastante mejor que en el primer debate. Y lo principal es que desarme a Zeta desde el primer momento dejando claro que se trata de debatir las propuestas para la nueva legislatura, las que hace el PSOE que son continuar con lo que hay, y las que hace el PP de Rajoy, no lo que hizo el gobierno de Aznar, que eso ya terminó hace cuatro años. Anulando de antemano las referencias al gobierno de Aznar y recalcando esa idea de estar anclado en el pasado cada vez que Zetapé diga algo sobre eso, tiene más de medio debate hecho. A ver si espabila.