20 sept. 2010

Aprendiendo a querer al Papa

Una vez más, el Papa Benedicto XVI ha cosechado un éxito rotundo en uno de sus viajes. La visita a Reino Unido ha dejado frases y cifras dignas de mencionarse, por ejemplo, una frase que me ha gustado fue publicada en The Sunday Times y decía: “Fue etiquetado como demonio y martillo de gays, pero Gran Bretaña rápidamente ha aprendido a querer al Papa”.

Los británicos se rindieron ante Benedicto XVI y le dieron las gracias: “Gracias por habernos hecho sentar y reflexionar”.

A pesar de las protestas convocadas en contra de la presencia del Papa, la fiesta se desarrolló sin incidentes y quedó claro lo que opina la sociedad pese a lo que algunos quieran hacer ver. Y es que se convocó una concentración de protesta en Hyde Park que, según la BBC, no llegó a superar siquiera las 2.000 personas, mientras que en ese mismo lugar, la noche del sábado, se congregaron más de 80.000 para la vigilia con Su Santidad.

Más de 200.000 personas se echaron a la calle en Londres para ver y aclamar a Benedicto XVI. Y eso e un país donde el catolicismo no es la religión mayoritaria, pero donde han aprendido a admirar a un Papa que les ha abierto las puertas de la Iglesia Católica de par en par y que les ha demostrado que les quiere.

Ha sido contundente, como siempre, en sus discursos y ha hecho algo que parece que a algunos les molesta porque no pueden acusar al Papa de encubrir pederastas, ha pedido que la labor social de los católicos se vuelque aún más en las víctimas de abusos, que se convierta en una costumbre más junto a la ayuda a los pobres y enfermos o la lucha contra la marginación.

Si queréis información sobre la visita del Papa a Gran Bretaña, podéis encontrarla en los últimos 4 o 5 post de Montse en Internet Política.

No hay comentarios: