14 sept. 2010

Adivina quién lo ha dicho

Las frases gloriosas son estas:
Creo que las centrales sindicales son muy parecidas a la Iglesia Católica. Los sindicatos son al PSOE lo que la Iglesia es al PP.

Son instituciones que en teoría tienen fines muy nobles pero cuya realidad cotidiana se aparta de esos fines nobles. Y luego tienen una influencia social mucho mayor de la que se merecen.


Si digo que ha sido una persona que ocupó algún cargo político de la mano del gobierno de Felipe González, que era columnista habitual de El País y que llegó a un cargo importante de la mano del gobierno de Zetapé, aunque se suponga que el cargo no es dependiente del gobierno, seguro que a nadie le extraña la cagada.

Pues se trata de Manuel Conthe, que llegó a la presidencia de la CNMV de la mano del actual gobierno aunque luego saliese de malos modos precisamente por diferencias de criterio con quien le puso allí.

Pero lo llamativo del asunto no es quién lo dijo, sino dónde. Es que lo dijo en plena tertulia de La Mañana de la COPE. Por supuesto puso en apuros al nuevo presentador de la cadena, el Sr. Buruaga, y tanto éste como los demás contertulios se apresuraron a contradecirle y a intentar arreglar la situación.

No es la Iglesia la que quiere tener algo que ver con el PP, como decía el Sr. Conthe, es la COPE la que quiere ser al PP lo que El País al PSOE, pero no les sale la jugada ni por equivocación. Claro que fichando a medio equipo de la SER, no sé qué esperan.

Creo que en la COPE se están equivocando mucho, muchísimo. Y no lo digo por haber prescindido de Federico o de César Vidal. Siempre he defendido que Federico y César debían tener un micrófono desde el que hablar, igual que creo que lo deben tener Carlos Herrera o Gabilondo, pero también he dicho siempre que la COPE no era el lugar adecuado. Deben estar en un lugar donde puedan decir lo que quieran sin deberse a nadie y donde nadie salga mal parado por lo que ellos digan. Así, además, nos queda más claro a todos de dónde cojean los dos, por si alguien no lo tenía ya muy claro.

Creo que la COPE acertó al prescindir de ellos, pero la reforma extraña que han hecho, acercándose a los postulados peperos, siendo muy “plurales” al darle un micrófono a colaboradores que se desvían muy claramente de lo que debe ser el ideario de una cadena propiedad de la Conferencia Episcopal, manteniendo posturas sociopolíticas cada vez más pasteleras al estilo Rajoy o incluso a veces cercanas al centro reformista gallardónico, y relegando a la mañana del fin de semana a una de las pocas periodistas que no se mueve de sus ideas para adaptarse, me parece un error garrafal. Se hundirán. Mejor dicho, se están hundiendo.

Ellos sabrán lo que hacen, pero cosas como los comentarios de este tertuliano son la consecuencia directa de esta manera de actuar.

2 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Yo pasé cinco años de mi vida como tertuliana en COPE, y de aquella COPE, la de Fedrico Jiménez Losantos y César Vidal a ésta que es un remedo, una SER 2, nada queda.
En su intento por confundirse con el paisaje han perdido el oremus, los principios y la identidad.
Cualquier cosa es posible.

Interruptor dijo...

Sé que estabas allí, y se te echó de menos cuando lo dejaste.

No soy capaz de entender lo que pretenden hacer con la cadena. No le encuantro el sentido.