23 jun. 2010

Una recomendación sana

Soy un aficionado al rooibos, una infusión que también es conocida como té rojo sudafricano pero que no es té.

Un día, en una cafetería de La Coruña, pedí un rooibos. La camarera me hizo repetir (supuse que porque no había oído con el barullo de la cafetería) pero no entendió, ya me di cuenta de que no tenía ni idea de lo que era y repetí de nuevo pero nada, así que se lo repetí otra vez más despacito y vocalizando, aclarándole que era una infusión. Se fue a la barra a preguntar si tenían y al final me tomé una manzanilla. Es una verdadera pena que no esté más extendido y ahora explico por qué es una pena.

He estado mirando las propiedades del rooibos y parece ser que es un antihistamínico suave que no causa somnolencia, además parece ser que hay investigaciones que lo relacionan con la inhibición de tumores y con efectos antimutagénicos.

Tiene efectos demostrados contra alteraciones digestivas (diarreas, vómitos, estreñimiento, náuseas, dolores de estómago, etc.). Tiene calcio, magnesio y flúor, así que es bueno para los dientes. Tiene antioxidantes contra los radicales libres que son los principales responsables del proceso de envejecimiento, del estrés metabólico y de muchas enfermedades. Por esto, retarda el envejecimiento y tiene propiedades antiinflamatorias.

Tiene aspalatina que contrarresta los efectos arterioscleróticos que causan accidentes cardiovasculares. También combate la acidez corporal que puede producir el hacer ejercicio. Es buena para problemas de piel como dermatitis, eccemas, alergias, picores, etc. Tiene minerales buenos para el organismo y además algunos de los que necesita el sistema nervioso, lo que unido a que no tiene excitantes, lo hace muy sano. También tiene propiedades antiespasmódicas. Y además mejora la salud del cabello.

Parece ser que la combinación de propiedades antioxidantes y digestivas hace que tenga un cierto efecto adelgazante, lo que combinado también con sus efectos sobre la piel supongo yo que lo debe de convertir en un buen “tratamiento de belleza”.

Además de lo que tiene, está lo que no tiene, como excitantes, casi nada de taninos o ácido oxálico (que lo tiene el té y es irritante para los riñones).

Se encuentra en muchos supermercados combinado con diferentes aromas. Lo he visto solo, con ciruela, con vainilla (me encanta el aroma mientras se hace por la mañana al levantarme, mucho mejor que el del café), con frambuesa, con chocolate y con alguna cosa más que ya no recuerdo.

A los que no lo hayan probado, les recomiendo probarlo. Y a los que ya lo conocen y les gustan las infusiones, les aconsejo que se aficionen a él, lo cual no es nada difícil con la cantidad de sabores con que se combina.

Salud a todos.

2 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

La leche el producto este, oye. ¿Y sirve también como remedio para la crisis?.

Hilda dijo...

Yo no lo conocía y suena muy bien. Creo que en México no hay. Solo una recomendación, ningún té debe tomarse con demasiada frecuencia (más de 15 días), hay que rotarlos porque van intoxicando. Como todo, todo exceso es malo.
Da gusto verte de regreso. Saludos. Hilda