22 feb. 2011

Los defensores de la vida estamos de luto

Me he enterado por el facebook de mi amiga Montse. No es nada especialmente importante en lo que a lucha por la vida se refiere, simplemente se trata de la muerte del Dr. Bernard Nathanson.
El Dr. Bernard N. Nathanson, un obstetra que supervisó la ejecución de alrededor de 75.000 abortos antes de convertirse en el principal defensor provida y un converso a la fe católica, murió en su casa en Nueva York el 21 de febrero después de una prolongada batalla con el cáncer. Tenía 84 años.

Nathason mató a muchos niños y supervisó el asesinato de muchos más durante una parte de su vida, hasta el punto de ganarse el apodo de “rey del aborto”. Llegó incluso a practicar el aborto de su propio hijo. Fue activista en movimientos proaborto y a agitó la bandera del anticatolicismo.

Después de aquella triste y oscura etapa de su vida, se dio cuenta de lo que estaba haciendo, de la barbaridad que suponía, de los crímenes que estaba cometiendo. Entendió, gracias a sus experiencias con ecografías y otros métodos de observación prenatal, que el nasciturus es un ser vivo independiente de su madre, que es una persona, con la misma dignidad que cualquier otra y merecedora del mismo respeto y protección. Decidió que aquello tenía que parar y al punto se transformó en un activista provida incansable. Se convirtió al catolicismo y fue bautizado en 1996.

Es autor de numerosos escritos provida, de al menos dos libros (“La mano de Dios” y “Abortando en América”) y de al menos tres vídeos (“El grito silencioso”, “El eclipse de la razón” y “Dinero sangriento”). Son suyas frases como esta: "el aborto debe verse como la interrupción de un proceso que de otro modo habría producido un ciudadano del mundo. Negar esta realidad es el más craso tipo de evasión moral".

Su vídeo más famoso surgió de la petición, en 1984, a un amigo ginecólogo que efectuaba abortos, para que en uno de ellos pusiese una cámara de ultrasonidos sobre el vientre de la madre. Según decía Nathanson, “cuando vio las cintas conmigo, quedó tan afectado que ya nunca más volvió a realizar un aborto”. Me estoy refiriendo a “El grito silencioso” donde se puede ver cómo un niño es asesinado en el vientre de su madre mientras grita, sí grita, aunque no se le oye porque está dentro de su madre, pero en la imagen se puede ver. El que quiera verlo, a lo mejor tiene que repetir las imágenes varias veces porque no es de una calidad demasiado buena y, si no se está acostumbrado a ver este tipo de imágenes, no resulta muy claro. El enlace que he puesto no es de un vídeo demasiado bueno. Podéis buscarlo por la red, está en muchos sitios, pero temo que no consigáis nada mucho mejor dada la calidad del original.

Descanse en paz.

Algunos enlaces:
- Vídeo donde Nathanson cuenta sus experiencias como abortista y cómo llegó a ver la verdad.
- Cuando la "Mano de Dios" alcanzó al "Rey del aborto".
- Fragmento de una conferencia de Nathanson ante el Colegio Médico de Madrid en 1982.
- Sobre Nathanson.

3 comentarios:

NIP dijo...

¡Qué grande y hermoso es Dios y misterioso nuestro existir!, ¡Cómo amo su misericordia! Q.D.E.P. Un abrazo.

Hilda dijo...

Que en paz descanse, que bueno que tuvo la suerte en vida de poder rectificar su camino y hacer el bien. Saludos y gracias por compartir la noticia. Hilda

Gonzalo dijo...

Descanse en Paz