22 dic. 2010

La caída de la ley Sinde

Anoche hemos tenido una pequeña alegría, y es que la ley “de patada en el router” no ha sido aprobada. Tras un retraso incomprensible de 8 horas, la votación ha arrojado un resultado de 18 votos a favor, los del grupo socialista, y 20 en contra, todos los demás grupos.

El presidente de la comisión correspondiente, el socialista Antonio Gutiérrez, retrasó varias veces la votación hasta que comenzó el pleno, y entonces hubo que retrasarla hasta el final del pleno porque parece ser que no pueden coincidir. Lo que resulta bastante oscuro es el porqué de los retrasos anteriores al comienzo del pleno. Lo de oscuro es un decir, porque es evidente que estuvieron buscando hasta el último segundo un acuerdo, con cualquiera, que les permitiese sacar adelante la ley Sinde y no lo consiguieron.

En vista del fracaso de sus intentos de negociación, optaron por retrasarla hasta una hora en que los informativos nocturnos ya no podían dar la noticia, ya que se habían emitido antes de la votación. Y esta mañana lo que centrará la información será el sorteo de la lotería de Navidad. Así pretenden minimizar el eco mediático de este fracaso monumental. Pues yo, por fastidiar, intento darle publicidad aquí.

Pero no nos alegremos mucho que no es para tanto. Recordemos cómo funcionan las cosas y pensemos que, por ejemplo, acaban de ser aprobados los presupuestos suicidas para el 2011. Las cosas no se aprueban o se rechazan por ser buenas o malas, sino porque se paga más o menos por el voto de los demás. Así que esta vez no nos han puesto la mordaza en internet, pero en cualquier momento la pueden poner, tan sólo tienen que pagar un poco más por el voto.

Por el momento, disfrutemos de internet, de las descargas y de la libertad de un medio en el que aún no han conseguido meter la pezuña.

Actualización: veo que Ignacio Skywalker piensa, como yo (véase lo que he puesto en negrilla), que no hay que alegrarse tanto, que al final lo harán por delante o por detrás:
Ahora “hacen” como que no aprueban la ley: encontrarán la manera, con otro nombre y por otro camino, de hacer lo mismo

2 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

El Congreso tumba la Ley Sinde como no podía ser de otra manera.
Ha imperado el sentido común. Han pretendido hacer una ley contra la mayoría, defendiendo a una minoría que, pese a su protesta, ya ha cobrado sus trabajos por adelantado, (léase cánones, subvenciones...).
Sindes reclama que el que quiera cultura que la pague. Más bien que pague a ella, la SGAE y demás gente que está sentada recibiendo un dinero que no se merecen.
España tiene menor renta que Alemania o Francia, pero aquí se vende a 50 € un DVD mientras en Francia cuesta 30 € y en Alemania 20 €.
Para colmo, en Reino Unido la música y los libros no tienen IVA.
Un medicamento, antes de ser comercializado, lleva entre 15 y 20 años de ensayos. Una vez comercializado, la patente dura 20 años.
Y estos cantamañanas y juntaletras pretenden - como el ínclito Ramoncín, el ex Rey del Pollo Frito- vivir de sus "glorias" eternamente.
El intercambio de informacion si que es vital para la cultura.

Bucan dijo...

Es que la Ley Sinde tenía un peligro muy superior al de atacar sólo las descargas de música o cine. Pretendía saltar por encima del ordenamiento jurídico.

Hasta Google ha advertido recientemente sobre los peligros de que los gobiernos y los políticos metan las manos en Internet.