20 oct. 2010

Zapatero quiere morir matando… a España

Rubalcaba, el portavoz del gobierno del GAL, el que se saltó a la torera la jornada de reflexión tras los atentados del 11-M, el que siempre está en medio de todo lo que relacione a un gobierno socialista con el terrorismo, pasará a ser, además de ministro de interior, el vicepresidente primero. Ahora ya podrá dirigir el nuevo proceso de rendición ante ETA que se ha pactado con el PNV para conseguir el apoyo a los presupuestos, y además contará con el inestimable apoyo de Jáuregui, conocedor del follón vasco, que viene de Bruselas a apoyar los trapicheos de D. Alfredo con los abertzales. Es genial ver cómo el mayor mentiroso de la política nacional acumula más poder.

En el gobierno de Zetapé sólo había dos personas inteligentes, aunque malas como nadie, que son Rubalcaba y de la Vega. Pues a la segunda, la que le paraba todos los golpes antes de que alcanzaran al circunflejo presidente, se la carga de un plumazo. Es, muy probablemente, la persona que más ha trabajado y más se ha esforzado por mantener este gobierno. Me encanta la lealtad de Zetapé hacia su equipo.

Nos quedamos sin la ahijadísima Bibi, la que duda de la humanidad de lo que gestan la humanas. Ya era absolutamente insostenible este ministerio y las idioteces de su titular hacían demasiado daño.

No comprendo lo de Moratinos y Trini. D. Miguel Ángel se me antoja imprescindible para bajarse los pantalones ante Mohamed VI. A ver qué hace ahora una mujer ante un tipo que desprecia absolutamente a las mujeres. ¿Estará en peligro la “amistad” entre el gobierno español y el marroquí? Es como un premio a la perdedora de Madrid, pero me parece demasiado gordo para ser un premio de consolación. Salvo que a Zetapé ya le importe un bledo este ministerio.

Ya tenemos sustituto para Corbacho. Llega Valeriano Gómez, el que fuera administrador único de PSV cuando el famoso escándalo. Este fichaje es afiliado de UGT y es el tipo perfecto para callar un poco más a los ya casi mudos sindicatos. Asistió a la manifestación del otro día y llega dispuesto a buscar “equilibrios” en la reforma laboral. Hay que mantener a UGT y CCOO a raya con los empleos que aún quedan por desaparecer.

Y llega la gran estrella de las estrellas, Leire Pajín. No sé lo que va a hacer, no puedo ni imaginarlo, pero nada bueno. Me he negado a creerme los rumores sobre la identidad del padre de esta señora, pero, además de un parecido físico asombroso con aquel al que atribuyen su paternidad, no encuentro explicación al ascenso meteórico de una señora inculta y mediocre donde las haya, si no es porque alguien, con mucho peso y desde la sombra, presiona para ello.

En resumen, un triste elenco para renovar un gobierno que viene siendo devastador desde su inicio. Estos cambios no auguran más que un final del zapaterismo muy oscuro y doloroso.

3 comentarios:

No a todo dijo...

Vamos, que en Economía mantenemos a la Salada y cambiamos las caras de los diversos ministros de propaganda.

ARCENDO dijo...

Acertadísima crónica..., los cambios, que no lo son, para nada sirven, salvo para seguir engordando artificialmente el pavo ¡dos años más!. ABRAZOS

Natalia Pastor dijo...

El cambio de Gobierno hay que leerlo en clave electoral y en un posicionamiento del núcleo duro del PSOE de cara las generales dentro de dieciocho meses.

No va a cambiar nada, salvo un aumento de populismo para dar pienso ideológico a la izquierda garbancera, dosis de Memoria Histórica/Histérica y poco más.
A mi lo que me inquienta es el aumento brutal de poder, de cuota de influencia y manejo de Rubalcaba.
El ex portavoz del Gobierno del GAL, el Ministro del "caso Faisán", el de "España no se merece un Gobierno que mienta"... es realmente peligroso e inquietante.
Me temo cualquier cosa.