26 oct. 2010

EpC continúa deseducando, y adoctrinando

La Asociación Madrileña de la Empresa Familiar (AMEF) ha emitido un nuevo informe sobre la asignatura de EpC, en el cual se constata que continúa siendo adoctrinamiento puro y duro, que ensalza el papel del estado, en una concepción absolutamente marxista del estado y la sociedad, y que continúa criminalizando al empresario.

Ya en la presentación dice cosas como estas:
…la descalificación del empresario, a quien se presenta con machacona insistencia como una especie de sanguijuela social que vive de la sangre ajena.

De que la actitud y el mal sigue siendo el mismo, he aquí una pequeña prueba: “D. Ramón era el dueño de una de las más importantes fábricas de papel del país. Debido a su avaricia por ganar dinero, no le importó que su fábrica contaminara el río sobre el que se asentaba, lo que provocó un vertido en el agua que llevó a la muerte a muchos peces y a la intoxicación de otros animales debido al consumo de agua y pescado contaminados. Quedaron afectadas gravemente las riberas, la fauna doméstica y salvaje, e incluso la atmósfera, por evaporación” (Editorial Oxford Educación). Es casi imposible escribir un texto más maniqueo y, ya que el texto utiliza esa metáfora, más “contaminante”. Contaminante de las mentes y los corazones de unos niños que leen esos funestos clichés y los aceptan como si fueran la ley de la gravedad de Newton.


Después contiene una sucesión de citas de libros de texto que no sé si dan dolor de cabeza o ponen los pelos de punta, o ambas cosas.

Cuando leo cosas así, me pregunto si se dan cuenta de que, si los niños asumen estas consignas, ninguno de ellos querrá ser empresario, y un país sin empresarios es inconcebible, no puede existir economía ni trabajo. Pero claro, pensar esto, aunque sea de Perogrullo, supone tener alguna neurona funcional.

No hay comentarios: