21 dic. 2007

Aborto: pernicioso y absurdo.

No voy a hablar sobre las clínicas abortistas porque ya hiede el tema, pero no ahora con lo que está pasando, ya desde hace mucho.

Y no pensaba hablar sobre el aborto porque pienso que ya está todo dicho y redicho. Pero como he leído por ahí (exactamente en el blog de Benita), no se trata de que esté todo dicho, sino de que hay que repetirlo hasta que se enteren, sin descansar en este empeño. Así que allá voy.

Este asunto habría que abarcarlo desde todos los lados, desde todos los puntos de vista, y al final se podrá ver cómo se llega siempre a lo mismo: el aborto es pernicioso.

Desde el punto de vista de la elaboración de las leyes, la actual ley que regula el aborto en España nació con esa idea, el aborto es algo pernicioso, además se consultó al Constitucional y éste dijo que el aborto no cumplía con la constitución, entonces se hizo un cambalache para conseguir meter con calzador tres supuestos que deberían definir casos “límite”. Se trataba de una especie de equilibrio inestable y forzado entre lo indeseable del aborto y lo indeseable de ciertos casos considerados “terribles”, que eran los casos de violación, malformación del feto y peligros para la salud de la madre. El problema aparece cuando el tercer supuesto se convierte en un coladero que tergiversa el sentido de esta ley y lleva a un aborto libre. La única solución para recuperar el sentido inicial de la ley sería eliminar el tercer supuesto y vigilar más estrictamente el cumplimiento de los otros dos supuestos.

Ahora bien, desde el punto de vista de la moral natural, también llegamos a un callejón sin salida. Yo he discutido de este tema con gente que tiene un cierto nivel cultural y nadie, repito nadie, absolutamente nadie es capaz de negarme que un nonato es una vida humana. En concreto he discutido con más de un médico sobre ello y están de acuerdo en que lo que identifica a un ser humano no es su aspecto ni nada parecido, en ese caso un lisiado no sería un ser humano. Lo que identifica a un ser humano es un código genético humano que además lo hace único. Por lo tanto, desde el momento de la concepción, desde que le óvulo es fecundado, existe un ser humano nuevo. Y es aquí donde llegamos al callejón. La cuestión se reduce entonces a si uno considera ético o no el matar a ese ser humano antes de su nacimiento. Hay quienes sostienen que un ser humano antes de nacer no tiene derecho a la vida y por tanto que el aborto es moralmente aceptable. A mí me parece que un ser humano es exactamente igual cinco minutos antes del expulsivo que cinco minutos después o 15 semanas antes, puesto que lo único que sucede es un cambio de ubicación. Es como si consideramos que dentro de mi habitación no tengo derechos pero si salgo por la puerta sí los tengo. ¡¡Absurdo del todo!!

Por otro lado hay quien se va a los plazos. Es decir, sostienen que si a un ser humano de pocas semanas de gestación lo dejas sin su madre se muere, por tanto es absolutamente dependiente de ella y por la libertad de esa madre se puede deshacer del hijo. Otra estupidez, porque el niño recién nacido también necesita de alguien que le cuide, y el anciano senil también, y el joven lisiado también. ¿Vamos a dejar de considerar un delito el matar a un hombre de 35 años porque en un accidente se ha quedado parapléjico? ¿Vamos a permitir el asesinato de una mujer de 28 años a la que se le ha amputado un miembro? Podemos hacerle la mitad del trabajo a los terroristas, si ellos no consiguen matar a sus víctimas y dejan lisiados con sus bombas, nosotros los matamos porque son dependientes. ¡Lamentable!

Si lo miramos desde otro punto de vista, desde los derechos de la madre, llegamos al mayor absurdo de la historia, vamos a defender los derechos del negrero o poseedor de esclavos frente a sus esclavos. Sí, sí, no digo ninguna tontería. Defendemos el derecho de quien tiene en sus manos la vida de otra persona frente a la persona cuya vida depende de él. ¿Acaso se vela en algún sitio por los derechos de una madre frente a su hijo de 2 meses? No. Lo que se defiende son los derechos del niño frente a las posibles agresiones por parte de otros.

Hay derechos que no existen más que en mentes deformadas e interesadas. No existen los derechos a la maternidad ni a la adopción de hijos. Existen los derechos de los niños a la vida y a ser adoptados por una familia que los cuide. Los derechos no son para proteger al fuerte y poderoso frente al débil o indefenso, sino al contrario, y otro planteamiento es nazismo puro y duro, es proteger a la “raza aria” frente a los pobres parias, es proteger a los adultos frente a los niños. Es un absurdo descomunal.

Y finalmente, respecto a la salud psíquica de las madres, por favor, que alguien publique un estudio serio sobre el tema, porque yo no encuentro ninguno bien hecho. Pero los estudios que conozco, todos apuntan a que la salud psíquica de la madre resulta muchísimo más perjudicada con un aborto que con el parto de un hijo no deseado. Así que de nuevo llegamos al mundo al revés.

Podemos plantear el debate sobre el aborto de muchas maneras y todas llegan a lo mismo: el aborto es pernicioso y defender lo contrario lleva inevitablemente al absurdo.

Lo he dejado aquí por no extenderme más, pero este tema se puede enfocar desde muchos otros puntos de vista y llegar a la misma conclusión, por ejemplo el daño que hace a la estructura social o cualquier otro. Si os parece, os animo a ponerlos en los comentarios.

11 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Bueno, ya sabe cuál es la teoría de este gobierno: Un capón al niño, ni hablar, que es violencia. Si piensas que te va a dar guerra, mátalo antes de que nazca, pero capones ni uno, oiga.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Gracias por el comentario y el post Interruptor.

Es desesperante que aunque se demuestre alto y claro que es un ser humano quieran no parar sino matar más...

Creo que no hay que rendirse en la denuncia. La mayoría de las batallas no se pierden hasta que se dan por perdidas y ésta es suficientemenet importante como para no darla por perdida!!

Un saludo

LOBEZNOX dijo...

Con respecto a lo que comentas, existe un texto ciertamente conmovedor, que podría inducir a algunas pobres indecisas a cambiar de opinión, yo lo recogí aquí:
http://lobeznox.blogspot.com/2007/12/textos-que-conviene-difundir.html
Te invito a echarle un vistazo.
Por otra parte, aprovecho la ocasión para desearte una muy Feliz Navidad. Saludos.

Alberto Esteban dijo...

Feliz Navidad amigo RR. Muy bien argumentado y explicado todo. Para aquel que esté a favor del aborto: le invito a venir conmigo un día a un paritorio a ver un parto. Desde ese día estará en contra del aborto.

Saludos

Hilda dijo...

Interruptor: Mi nombre es Hilda y soy lectora del blog de Benita.
Excelente tu comentario sobre el aborto en el blog de Benita y en el tuyo, con justificación científica, legal y moral.
Como bien lo mencionaste y yo se lo comentaba a Benita, lo que nos hace ser humanos es nuestro código genético.
En cuanto a lo que comentas sobre la salud psíquica de la madre, ya se incluyó en medicina la patología Síndrome post aborto, donde se ratifica lo que mencionas: que la salud psíquica de la madre resulta muchísimo más perjudicada con un aborto que con el parto de un hijo no deseado.
Los síntomas del síndrome postaborto son: angustia, culpa, depresión, insomnio, aislamiento, conductas de autocastigo, transstornos alimenticios, dificultad para concentrarse,etc.
Y es obvio porque se está violentando el instinto materno dado por genética femenina (hormonas, órganos), lo cual genera traumas que marcan la vida de la madre.

Ahora bien soy una defensora de la vida y tengo mi blog de diversos temas, de hecho casualmente había también publicado un artículo sobre el aborto.
Puse un link del artículo de Benita en mi blog y me encantaría poder poner un link de tu artículo, por lo que solicito tu autorización.
Mi blog es http://lacamaradelasmeditaciones.blogspot.com/ por si quieres visitarlo primero.
Gracias, y espero tu respuesta de ser posible. Hilda

Schwan dijo...

Totalmente de acuerdo, interruptor.

Y además quiero incidir en algo fundamental y, que a veces, se olvida: el crimen tiene dos víctimas: el bebé, sin duda porque además ésa víctima es irrecuperable; pero también hay otra víctima: la madre.

Casi todas ellas sufrirán el "Síndrome Post-aborto" y algunas no lo superarán nunca.

El Cerrajero dijo...

Como bien dice Schwan, puedes matar a un crío --cuanto más joven mejor-- pero no puedes darle un cachete educativo.

Elentir dijo...

Suscribo lo dicho. La hipocresía progre, o "hipoprogresía", está llegando a unos extremos asombrosos.

Por cierto, Interruptor, aprovecho para desearte una feliz Navidad. :-)

Interruptor dijo...

Luis, Cerrajero, es que si un niño se pone rebelde no puedes darle un cachete, tienes que pegarle un tiro a bocajarro y luego negociar con el gobierno. Esa es la “lógica” de Zeta.

Tienes razón, Benita, no podemos darnos por vencidos. Seguiremos ahí, haciéndoles ver el absurdo y la estupidez.

Lobeznox, gracias, es un texto muy llamativo por la forma en que está escrito, pero, aunque la difusión de textos es más que recomendable, creo que el video de “el grito silencioso” es bastante más impactante que este tipo de textos. Quien lo quiera ver, en la red hay varios sitios donde poder hacerlo, no es nada complicado localizarlo. Gracias por tu felicitación, ya he puesto la mía en una nueva entrada.

Alberto, me has desconcertado, ¿qué quiere decir RR? Yo ya he estado en un paritorio viendo nacer a uno de mis hijos (el otro no me dejaron) y es una experiencias increíble.

Hilda, se bienvenida a mi humilde casa, me alegro de leerte. Como ya he comentado otras veces, todo el mundo está autorizado a copiar lo que escribo con la única condición de que me mencione. Considero que todo lo que se escribe en la blogosfera es para que sea difundido, así que cópiame sin pedir permiso. En cuanto tenga un rato paso por tu blog a leerte.
No sabía que ya se consideraba como una patología con entidad propia el síndrome postaborto, pero no me extraña nada, semejante barbaridad tiene que dejar secuelas pro fuerza.

Schwan, efectivamente tiene dos víctimas, pero una de ellas es a la vez culpable, la otra es inocente del todo, además de indefensa. La mejor manera de combatir el síndrome post-aborto es evitar su causa ¿no?

Elentir, la hipogresía ya superó todos los límites hace mucho tiempo, lo malo es que ellos mismos no se quieren dar cuenta.

Hilda dijo...

Interruptor, gracias por la bienvenida y por el permiso.
Ya puse un link a tu artículo y a tu blog en el mío.
También eres bienvenido en el mío, yo tampoco he podido ver tu espacio con detenimiento pero he encontrado cosas muy interesantes.

Al igual que tú, no sabía del Sindrome Postaborto hasta que una ponente lo mencionó en un congreso de Bioética al que asistí el mes pasado. Y si pones Síndrome Postaborto en el buscador encontrarás varios artículos al respecto.
Bien lo dijiste, esta atrocidad es algo que tenía forzamente dejar secuelas.

Un saludo, gracias y feliz navidad. Hilda

Interruptor dijo...

Ya ha venido el típico y tópico a repetir las consignas de turno y aún encima acusarnos de que no pensamos por nosotros mismos (después de haber soltado las consignas del manual, yo me parto) con prepotencia y actitud bastante insultante.

Ahora, siguiendo el sistema típico y tópico de esta gente tan aburridamente previsible, me acusará de no permitir comentarios discrepantes por haber borrado el suyo, sin ser capaz de comprender que no se lo borro por discrepante sino por actitud insultante, prepotente y absolutamente falta de todo respeto. Pero no voy a pedir que lo entienda.