22 oct. 2012

Elecciones gallegas 2012

Ya sé que tengo el blog muerto y posiblemente esto no lo lea nadie, pero no puedo dejar pasar la ocasión de hacer algún comentario sobre el resultado de las elecciones autonómicas gallegas.

Tras leer y escuchar todo tipo de bobadas y memeces, la mayoría dichas por gente que no tiene ni la menor idea de lo que sucede en Galicia ni de cómo piensan los gallegos, veo que nadie, absolutamente nadie, se fija en lo más básico y esencial: el número de votos.

En todas partes se habla de los fantásticos resultados electorales de Feijoo (ese analfabeto que acentúa su apellido), de los escaños obtenidos y de los numerosos votos que ha cosechado con su política.

Pues miren ustedes, lo que yo veo es que en 2009 obtuvo casi 790.000 votos y en estas elecciones ha obtenido unos 654.000. Esto quiere decir, ni más ni menos, que con su labor de gobierno ha perdido 136.000 votos, que son un 17,22% de los obtenidos en las pasadas elecciones.

¡¡¿¿Eso es un éxito de su gestión??!!

Lo que debería de hacer Feijoo en este momento es dar las gracias a los socialistas por lo terriblemente mal que lo han hecho en Galicia desde hace muchos años. Y es que el PSdeG ha pasado de 524.500 votos a 293.600, lo que significa que ha perdido 230.900 o sea el 44%, que se dice pronto.

La explicación de los que sucedió ayer es sencillísima:
Los gallegos somos bastante raritos, pero no tenemos mucho de tontos, y ya sabemos cómo se las gastan los nacionalistas cuando tocan el poder. A eso hay que añadir que los nacionalistas gallegos rondan el 15% (en seguida hago un comentario sobre esto) y que, si tocan el poder, es porque los socialistas se lo dan. Como los gallegos no queremos que nos gobiernen los nacionalistas, pues dejamos de votar a quien les da cancha y de ahí el descalabro socialista.

Sobre la cantidad de nacionalistas en Galicia, ya sé que sumando los porcentajes de voto obtenidos en estas elecciones sale casi un 35%, pero hay que tener en cuenta que de ahí hay que descontar los votos de IU que iban en coalición, que los nacionalistas no dejan de votar nunca y los votantes socialistas se han abstenido en masa, de ahí que los votos nacionalistas suban en porcentaje, pero en número redondos se han mantenido. IU ha subido unos 50.000 votos respecto a las anteriores elecciones porque ha recibido la pequeña parte del descontento socialista que no reniega del nacionalismo. El resto de los resultados no es más que una subida considerable de la abstención, donde se encuentran casi todos los 130.000 votos perdidos por Feijoo y los 230.000 perdidos por el socialismo.

En resumen:
- El socialismo se ha dado una bofetada de campeonato, regalando así a Feijoo una mayoría que no había ni soñado.
- El PP pierde más del 17% de sus votantes. ¡¡Menuda victoria!! Y obtiene una mayoría absoluta que no se ha ganado, sino que se la han regalado.
- El nacionalismo sigue como siempre, ni más ni menos.
- IU es el único que ha ganado algo a costa del socialismo. Vamos, lo de siempre.

Al final, seguimos igual.



2 comentarios:

xtobefree dijo...

Buenos días Interruptor. Magnífico análisis, es cierto, los escaños son función de la masa que se presenta pero el número de votos son personas y hay unas cuantas desencantadas.Un abrazo.

Embajador en el Infierno dijo...

Tus amigos no te olvidan y siguen al pie del cañón, aunque solo escribas cuando estés cabreado.