2 mar. 2009

La “no victoria” del PP

¿Por qué este título? Pues porque es exactamente lo que ayer sucedió en Galicia, hubo una “no victoria” del PP. Está clarísimo, el PP no ganó las elecciones autonómicas, las perdieron los del bipartito, un Bloque que ha demostrado hasta la nausea su vocación fascista y dictatorial y un PSdeG que ha consentido a los nacionalistas campar a sus anchas por Galicia sin pararles los pies, además de creerse que esto era su taifa particular y que nuestro dinero tenía como fin el permitirles todos sus caprichos.

Está claro que Feijoo no ganó, sino que perdieron los otros dos. Lo que es increíble es que después de cuatro años de desmanes, despilfarros, imposiciones inaceptables, ataques directos a la libertad, etc. el PP no haya tenido un líder capaz de conseguir más de 40 escaños, que sería lo normal.

Sucedió algo muy llamativo, y es que al mediodía la participación era escasísima, para después superar todas las expectativas. Puedo estar equivocado pero, por lo que oigo a la gente, creo que eso se debió a que muchos de los que al final votaron al PP estaban esperando que hubiese algún tipo de información de sondeos o de lo que sea que indicase que no hacía falta ir a votar, aunque fuese un golpe de estado ;P Pero como no había nada que indicase que los nacionalsocialistas habían perdido, hubo que salir en masa para evitar que los energúmenos repitiesen, aunque fuese con guantes para no sentir el tacto, con pinzas en la nariz para no notar el hedor y mirando hacia otro lado para no ver lo que estaban haciendo.

De las elecciones de ayer sólo se saca una conclusión muy clara, y es que los gallegos pueden ser de derechas o de izquierdas o de centro, pero claramente no son nacionalistas.

Ahora vigilaremos muy de cerca al señor Feijoo a ver si realmente cumple sus promesas, a ver si realmente nos pregunta en qué idioma queremos escolarizar a nuestros hijos y si deroga el decreto famoso que su propio partido aprobó y que tanto dolor de cabeza nos está causando. Miraremos con lupa lo que hace, especialmente lo harán quienes le han dado la clave para recuperar el gobierno gallego, los de Galicia Bilingüe.

Esperemos que los gallegos no se arrepientan de lo que pasó ayer. Si bien dudo de que Galicia haya ganado, al menos no ha perdido.

Por otro lado, parece que en Vascongadas se está empezando a disipar el miedo y que el hartazgo de la gente ha llegado a superar su temor, así que ya hay más votantes de partidos nacionales que nacionalistas.

Lo que llegó a resultarme cómico fue la intervención del jefe de filas del PP vasco, Antonio Basagoiti, que parecía que hubiese conseguido duplicar sus votos. Señor Basagoiti, ¡¡¡que han perdido ustedes dos representantes!!!

Ahora es el momento de que el PP empiece a hacer cálculos: ha conseguido recuperar la Xunta por la reacción contra el nacionalismo, y en Vascongadas ha perdido representantes desde que echó a María San Gil. Y si no se dan cuenta de por dónde van los tiros, que esperen a las europeas, que no hay que echar a los nacionalistas de ningún sitio, ya verán por dónde se mueve el electorado.

Señor Rajoy, ya me imagino que usted no será el próximo candidato a la presidencia por su partido, que lo dejará unos meses antes para dar paso a un sucesor sin tiempo de que le den demasiadas tortas sus adversarios. Pero le pido una cosa: sea valiente de verdad y no ponga un sucesor a dedo, deje que las bases del partido elijan con total libertad, pero de verdad, no eliminando contrincantes con malas artes como lo hizo usted en el último congreso. Pero algo me dice que tiene usted tan poco respeto a la libertad como cualquier otro miembro de los dos grandes partidos, o sea, absolutamente ningún respeto.

1 comentario:

Natalia Pastor dijo...

Lo de Galicia es la confirmación de que cuatro años de Gobierno nacionalsocialista sólo han traido corrupción,despilfarro y una inmersión salvaje en políticas galleguistas y xenófobas dañinas para el conjunto de la sociedad.
Lo de las elecciones vascas,deja a Zapatero y a López ante un dilema.
López ya ha dejado claro,que antes de pactar con el PP,es capaz de pactar con Al Qaeda,por lo que las posibilidades se reducen a ese pacto con Ibarreche,con él de vicelehendakari o a estar en la oposición.
Da grima,eso si, ver que para los socialistas,la razón de Estado y el interés común jamás están por delante de su sectarismo:prefieren pactar con los nazionalistas,antes que con los populares para formar un Gobierno constitucionalista y no soberanista.