26 sept. 2008

Mitos y leyendas.

Está corriendo por ahí, y no sé cuanto tiempo llevará, una cadena de correos electrónicos que avisan sobre los terribles peligros de consumir Actimel y Red Bull. A mí me llegó hace tres o cuatro días.

Sobre Actimel dice, resumiendo, que el cuerpo genera de forma espontánea la L Casei de marras que tanto anuncian y que, al dársela por vía oral, deja de producirla y uno se vuelve dependiente del Actimel para que el cuerpo funcione.

Sobre el Red Bull dice que es poco más o menos que una bomba de relojería que matará a todo el que la toma antes o después por un accidente cardíaco o cerebrovascular.

Como tengo por costumbre no creerme nada de estos correos, decidí dedicar 10 minutos de mi tiempo a hacer una pequeña búsqueda en la red y en el primer enlace ya encontré la primera referencia al correo que intenta desacreditar el Actimel, el cual alega un motivo que ya pensé yo en cuanto leí el correo: la L Casei Inmnunitas es una bacteria, y el cuerpo no produce bacterias, aunque la albergue estableciendo una relación de simbiosis.

Respecto al Red Bull no encontré ni confirmación ni negación de lo que en el correo se le atribuye. Lo que encontré es este estudio comparativo entra seis marcas de estas bebidas mal llamadas energéticas, que no son tal cosa sino estimulantes.

Lo que he deducido de este estudio y de otras referencias que he localizado es que estas bebidas contienen, además de un elevado nivel de cafeína, otras sustancias estimulantes que dan como resultado que una latita de estos productos equivalga a tomarse entre tres y cuatro cafés. Es evidente que esto no es demasiado sano y que el riesgo de accidentes circulatorios existe.

Claro que en el correo que recibí lo pinta como un horror y se centra en una sola marca, lo que hace pensar que es un intento de la competencia de desacreditar a la más famosa de estas bebidas.

Cambiando un poco el tema, y a raíz de un comentario del amigo Ignacio (el galáctico), me he acordado de las leyendas urbanas que circulan por ahí acerca del genial Groucho Marx.

Ignacio acuño una frase que, por ser él un bloguero novato, atribuyó a Groucho. Él nos explicará si la intención era que la frase corriese y pensó que siendo suya no lo haría, mientras que todo lo que se atribuye al genial cómico corre como un reguero de pólvora deflagrando (aprovecho para recordar el significado de “deflagración”).

La frase en cuestión es:

La historia es una sucesión sucesiva de sucesos sucedidos sucesivamente


Y parece que ha tenido éxito. Yo ya la había visto varias veces.

El caso es que la mitad de las cosas que se cuentan de Groucho son falsas, y la mitad de lo que se le atribuye no es suyo. Y el ejemplo más curioso es el de su ya archifamosísimo epitafio:

Disculpen que no me levante


Que se da como verdadero en casi todos los sitios en que se habla del actor. Pero es absolutamente falso, la prueba más concluyente es la foto de la lápida de su nicho.



Conclusión: de lo que te cuenten, NADA, y de lo que veas, la mitad.

22 sept. 2008

Más recuerdos.

La história es cíclica, sobre todo con los sociatas. La misma ideología, la misma política, las mismas "soluciones" y, por supuesto, los mismos resultados.

Pinchar en las imágenes para ver a tamaño completo.

Blanco y Negro 3 de julio de 1994.







Blanco y Negro 6 de marzo de 1994.







Blanco y Negro 9 de enero de 1994.












Otros recuerdos

19 sept. 2008

No os lo perdáis.

Por favor, mirad esto que no os lo podéis perder.

¿Quién se apunta a importar este invento?

Claridad, ante todo claridad.

El que dijo aquello de que "hablando se entiende la gente" no conocía a las miembras de nuestro ¿gobierno?

He aquí a la joya mayor del reino hablando clarito, clarito sobre el accidente de Barajas. Disfrutadlo.

¡¡¡He ganaoooo... o no

video

Este seguro que no ha oído nunca eso de "no vendas la piel del oso antes de cazarlo".

O eso es que el pobre es así.

(Gracias, Ignacio).

16 sept. 2008

La justicia me la paso yo por...

Cuando el PP, en su momento, criticó ciertas resoluciones judiciales aportando, además, argumentos jurídicos, desde las filas socialistas se les llamó de todo, se dijo que eran querían ir en contra de la ley y no sé cuantas memeces más.

Pues en el PSOE no se critican las resoluciones judiciales, directamente se las pasan por el forro de los calzoncillos y no las cumplen. Así de chulos que son ellos. Porque los socialistas están por encima de la ley, están instalados en la superioridad moral y todo lo que vaya en contra de su doctrina no tiene legitimidad. Así de claro lo tienen.

La consejería de Educación de la Junta de Andalucía ha vuelto a suspender a los alumnos de Educación para la Ciudadanía en la convocatoria de septiembre a pesar de las muchas sentencias que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha dictado contra la aplicación obligatoria de esta asignatura.


¿Qué os parece la chulería de los “Chaves boys”? Y el ministro de educación ni está ni se le espera, y el presidente del gobierno ni está ni se le espera. Y la ley es para los tontos, los listos se rigen por otras reglas, las de la neoprogresía que odia y teme la libertad y los derechos.

13 sept. 2008

Sobre castellano y español.

En no pocas ocasiones he tenido discusiones sobre si la lengua que hablo es español o es castellano. Es un tema que me molesta bastante, y en la Constitución Española hay un error terrible al considerar que la lengua oficial del estado es el castellano, ya que el castellano no es un lengua sino una subdivisión del español, que es realmente la lengua que hablamos.

Como hay quien se explica mejor que yo, reproduzco a continuación un trozo de un artículo de Gregorio Salvador, vicedirector de la RAE y autor de una inmensa cantidad de artículos y libros, y que ha recibido multitud de premios. Él, como buen lingüista, aclaraba esto en un artículo titulado “El español en España y el español en América”, Nueva Revista, marzo-abril de 2001.

Que las diferencias dialectales sean mínimas en español, que nuestro idioma sea lo que técnicamente se llama una lengua «símplex», es decir, una lengua cuyas variedades dialectales son todas inteligibles entre sí, no quita que éstas existan y que incluso se pueda hablar de una primera subdivisión del español, de dos grandes variedades en la lengua, el español de tendencia fonéticamente conservadora, que los dialectólogos solemos llamar «español castellano», y el español de tendencia evolutiva, que denominamos «español atlántico». Pero esa división no se corresponde con España y América, ni muchísimo menos. El español castellano, de gran homogeneidad, de notable fijeza consonántica, es el español de la mitad norte de la Península y el que se habla en la altiplanicie mexicana, en las zonas interiores de Centroamérica, en la cordillera andina y en todos los altiplanos de América del Sur. El español atlántico es el del Sur de la Península, las Islas Canarias y las del Caribe y todas las tierras litorales de América, tanto atlánticas como pacíficas, un español dialectalmente heterogéneo, de consonantismo relajado y gran efervescencia articulatoria. La proximidad fonética, si dejamos aparte el seseo y la entonación, entre un mexicano de la altiplanicie, un quiteño, un bogotano, un boliviano, cualquier hispanoamericano del interior, y un salmantino, un burgalés o un turolense es mucho mayor que la que existe entre un granadino, un gaditano, un tinerfeño, un cubano, un rioplatense o un chileno. Esa repartición geográfica de la subdivisión inicial del español, el de consonantismo firme y el de consonantismo relajado (o español de tendencia castellanista y de tendencia andalucista, que también se han denominado así las dos amplias variedades), da lugar a que la diferencia de pronunciación existente entre un madrileño y un sevillano sea muy pareja a la que se puede advertir entre un mexicano de la capital y un veracruzano o un colombiano de Bogotá y otro de Cartagena de Indias.

Queda claro, pues, que nuestra lengua es el español y que el castellano no es la variante que hablamos los españoles de toda España. Por ello os ruego que cuando os refiráis al idioma común lo hagáis como español y no como castellano.

10 sept. 2008

Más recuerdos.

video

Debo confesar que hay dos o tres imágenes que no identifico ¿seré demasiado joven? :D

Otros recuerdos

8 sept. 2008

Inversión de valores.

¿Qué es lo que normalmente llamamos “cortina de humo”? Pues literalmente se refiere a una masa densa de humo creada intencionadamente para dificultar la visión. Figuradamente es similar; en lugar de humo real se utiliza un asunto “de baja densidad”, como el humo, algo de poca monta paro llamativo y que dificulta la visión de otras cosas más serias.

En estos momentos estamos asistiendo al intento del gobierno de crear cortinas de humo para evitar que la atención del personal se centre en la crisis económica que nos empieza a ahogar. Pero lo que me llama la atención es que se utilice como asunto de “baja densidad”, como asunto de poca importancia la legalización del asesinato.

Cortinas de humo son los ataques del séptimo de caballería del ministerio de hacienda contra alguna folklórica famosa, o los supuestos “derechos humanos” de los que deben gozar los simios.

Pero como la oposición ha decidido centrarse únicamente en temas económicos y se ha subido al carro de la neoprogresía en lo que se refiere a la defensa de la vida frente a la cultura de la muerte, resulta que se quejan amargamente de que el gobierno no habla de economía y suelta el “humo” del aborto y la eutanasia.

Personalmente puedo comprender que las medidas económicas que lleve a cabo un gobierno sean ineficaces o incluso contraproducentes, o puedo entender que no se haga absolutamente nada en relación a la economía, porque teorías políticas y económicas las hay para todos los gustos y colores. Pero no puedo entender que se considere “humo” a la legalización del asesinato. Creo que es algo mucho más importante que la crisis económica.

Pero es que estoy convencido de que la cuestión tiene mucho más fondo del que parece. Creo que Zeta no está lanzando cortinas de humo, sino que es la oposición quien está convirtiéndolo en huno. Zeta y sus retorcidos secuaces, sabedores de las carencias y los complejos de la oposición, convencidos de que la oposición se encargará de diluirlo en humo, están llevando a cabo su ingeniería social, necesaria para la perpetuación del totalitarismo socialista en el poder. Y en ese proceso es primordial la cultura de la muerte, parte esencial del relativismo moral. Es la pérdida de valores necesaria para perpetuarse en el poder.

Y la oposición, ayudada por la prensa afín, trata estas cosas como asuntos de poca importancia frente a una crisis económica. De esta forma le hacen el juego a un gobierno que no tendrá oposición política en su proceso de cambio social. Tan solo tendrán la oposición que los ciudadanos podamos hacer organizándonos y movilizándonos como se nos ocurra. Mientras tanto, Zeta seguirá sin solucionar la economía porque no le interesa, ya que en las economías hundidas es donde el populismo y el clientelismo crecen y se establecen. Mientras tanto, Zeta seguirá sin solucionar la decadente y penosa política en materia de educación porque le interesa un pueblo inculto, casi analfabeto, para que su populismo sea más eficaz. Mientras tanto, Zeta seguirá adelante con su relativización moral de la sociedad hasta conseguir la desaparición de los principios y la reducción a la máxima legal=moral. Y la oposición mirándose al espejo y viendo lo guapas que son las Sorayas y lo bien que le sienta el puro en la mano a Rajoy.

Sigamos así. Lo importante no es la vida humana, lo importante no es la educación, lo importante no es la libertad. Invirtamos los valores y no nos preocupemos de eso. Total, mientras no me maten a mí...

Ya veremos el careto que se me queda el día que vengan a matarme.

2 sept. 2008

Recuerdos.

Este post está especialmente dedicado al amigo Elentir.

Esto son recuerdos de mi infancia junto a novedades de mi hijo.



El 7º de caballería, el indio, la ambulancia (ya sin ruedas delanteras), los caballeros medievales y el motorista son algunos de los clicks con los que yo jugué de niño.

Noé con su señora y los animales, la escudería de automovilismo y el circo romano son de mi hijo. Bueno, los que fueron míos también son de mi hijo ahora.