27 ago. 2008

Más nacionalistadas.

Éramos pocos y parió la abuela. Ahora el maestro Yoda Jordi Pujolín nos sale con que a los nacionalistas catalanes les miran mal. Si es que, como diría calimero, "somos unos incomprendidos, nadie nos entiende".
"No es cierto que el español esté perseguido en Cataluña". Así lo cree el ex presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, con respecto a la política lingüística llevada a cabo en esta comunidad. En declaraciones al diario El Mundo, el líder nacionalista aseguró además que "hay un desapego de Cataluña, y en el conjunto de España hay una actitud hostil hacia nosotros". A su juicio, "hemos sido siempre de una lealtad absoluta. No creo que nadie pueda acusar de desleal" a esta región durante los 30 años de democracia.

Para Pujolete, el multar a los que rotulan sus negocios en español no es persecución. Me pregunto cuál será el concepto de lealtad que tendrá Jorditín, pero es seguro que no concuerda con el del DRAE.

26 ago. 2008

Nacionalistadas

El asaltapiscinas, Joan Puig, arremete contra Gasol, periodistas, deportistas y todo lo que se le ocurre.

Después de llamar "malnacidos" a los extremeños ahora le ha tocado el turno a Pau Gasol, a los periodistas que han seguido los Juegos Olímpicos e incluso a los deportistas catalanes. El ex diputado de ERC, Joan Puig, más conocido por asaltar la piscina del director de El Mundo, expresa su indignación por un anuncio publicitario protagonizado por el baloncestista español. En un artículo titulado "La pela es la pela, primero el dinero y más adelante el orgullo de ser español" afirma que para Gasol es más importante "la pela que España".


Al sings-mornings le ha molestado el anuncio de Nike que protagoniza el baloncestista, y medallista olímpico, español porque no es un anuncio nacionalista. Este pobre hombre ya no sabe qué hacer por llamar la atención, tendrían que decirle que se tiene más audiencia si se lía con alguna casposilla y consigue salir en la prensa rosa. Así, al menos, dejaría de decir sandeces nacionalistas.

22 ago. 2008

Periodismo carroñero.

Estoy bastante molesto, como tantas otras veces, con el periodismo español. Bueno, para ser más justos, con una parte del periodismo español que no merece ser considerado periodismo porque es algo muy parecido a una bandada de buitres sobrevolando cadáveres y lanzándose luego sobre ellos para alimentarse.

La comparación con los buitres es literalmente lo que vi en la televisión a cuenta del accidente aéreo de Barajas.

Si sumamos las horas que se dedicaron en todas las cadenas de televisión creo que nos sorprenderíamos de la cantidad de tiempo que han dado a una noticia sobre la que no se podía hablar más de diez minutos seguidos sin repetir la información ya que ésta iba llegando por cuentagotas.

El miércoles, día del accidente, vi un rato la televisión y comprobé que cada quince minutos repetían lo mismo. Cada veinte minutos o media hora renovaban la cifra de muertos (que podían haber consultado a El Mundo, ya que fue el único que habló de más de cien muertos desde el primer momento). Así, repitiendo imágenes y palabras, se pasaron no sé cuantas horas porque no estuve dispuesto a aguantarlo completo. Pero haciendo zapping vi que en todas las cadenas estaban igual. Penoso.

Pero lo peor fue cuando, al mediodía de ayer, encendí la televisión y comenzaron de nuevo con el tema. Aunque parecían tener la intención de estar de nuevo varias horas con el tema, decidí ver los primeros diez minutos para saber si había alguna novedad que yo desconociese, pero a los treinta segundos apagué la televisión. La primera imagen fue de una señora que, al comprobar que algún familiar suyo era una de las víctimas, se derrumbó y tuvieron que sujetarla entre otro familiar y dos miembros de DYA. El cámara de televisión y el reportero que portaba el micrófono no se limitaron a grabar la escena de lejos, uno metió el micrófono encima de la cara de la pobre mujer y el otro metió la cámara por encima del hombro de uno de los chicos de DYA.

La peor de las actitudes carroñeras, regodeándose en el morbo del sufrimiento y la muerte. Hienas alimentándose de cadáveres. ¡¡Qué asco!!

La misión del periodismo es informar. Si no hay información, mejor dedicarse a otra cosa y cada vez que haya datos nuevos pasar un letrerito por la pantalla o hacer pequeños boletines informativos cuando surge algo importante. Pero no es misión del periodista alimentarse de muertos.

¿Es este el nivel del periodismo español? Me gustaría pensar que, al ser agosto y estar casi todos los grandes periodistas de vacaciones, esto fue labor de becarios inexpertos que se vieron en la necesidad de rellenar tiempo de información y no supieron hacerlo. Pero me temo que no sea más que una esperanza infundada.

20 ago. 2008

Kung Fu Panda y la Fe.

Ayer fui con mis hijos a ver Kung Fu Panda (ver aquí el trailer en Contando Estrelas). No sé con exactitud lo que ellos percibieron, si llegaron a algo más profundo que un torpe gordinflón convertido en el héroe que derrota al malo malísimo. Pero yo me sorprendí de lo que vi, porque encontré un paralelismo con la fe cristiana que me asombró.

Desconozco las creencias religiosas de guionistas y directores de la película, pero había multitud de detalles que llamaban la atención. Para empezar había un maestro de maestros que, una vez reveladas las enseñanzas necesarias y explicado el valor de la fe, se marchó a un lugar desconocido pero que suponemos bueno por la manera de presentar su ida, y lo hizo dando muestras de una asombrosa paz ante lo que parece la adversidad, una paz que sólo puede tener quien tiene una concepción de las cosas más allá de lo temporal e inmediato. Eso sí, su marcha no fue precedida de padecimiento.

Por otra parte hay un símbolo de madera, como si fuese la cruz cristiana, que representa en cierto modo ese mensaje de salvación del gran maestro, se trata del bastón. El malo de la peli lo destroza casi al final en un intento de querer acabar con su mensaje, pero no ve que la fe está en los corazones de las personas y no en un trozo de madera por muy grande que sea la idea que éste representa.

Por otra parte se ve reflejada en el panda la llamada que muchos sienten en su juventud y que en principio acogen con entusiasmo dispuestos a enfrentarse con todas las dificultades, pero en cuanto el esfuerzo se torna enorme y ven que es necesario un compromiso ante el mal y una asunción de responsabilidades, quieren rendirse. Aún superando este escollo y siguiendo adelante, esperan que finalmente haya una señal que les confirme que son llamados a su gran destino, pero resulta que la señal es... que no hay señal. Resulta que “no hay ingrediente secreto” como dicen el la película. La señal está en nuestro interior, somos nosotros mismos.

En la película se transmite la idea de que, incluso siendo un dejado, poco amigo del trabajo y de la responsabilidad, un gordinflón que solo piensa en comer, se puede ser llamado (“No soy un panda gordo, soy El panda gordo”). Uno sólo no puede, pero con fe se puede llegar a lo más grande, se puede todo.

Y se pueden encontrara bastantes más cosas en la película, pero no voy a extenderme más. Simplemente, a los que tengáis hijos o a los que les guste el cine infantil aún siendo tan niños como yo, os recomiendo ir a ver Kung Fu Panda, además de lo que comento, es muy entretenida y tiene algunos detalles de humor sutil buenísimos.