6 jul. 2007

Vacaciones.

Damas y caballeros, me voy de vacaciones. Como sabéis, los días que no son laborables no suelo tocar el teclado, y eso no sólo afecta a festivos y fines de semana, sino también a las vacaciones. Ya me paso suficientes horas ante el teclado y la pantalla en el trabajo como para seguir en mis días libres, que uno no es masoca.

Si en algún momento tengo ganas y oportunidad puede que escriba algo pero no es muy probable.

Cuando regrese, con ánimos renovados, os visitaré en vuestros blogs para recordaros que existo :o)

Un abrazo y que disfrutéis, que yo haré lo mismo.

A modo de despedida os dejo un mini-relato en tono humorístico que escribí en una ocasión como comentario a un post sobre vacaciones estivales y que cuenta la llegada de un padre al lugar de veraneo.

Vacaciones estivales, menudo tesoro.

¡María! ¿Dónde está mi bañador? ¿No se te habrá olvidado meterlo en la maleta? ¡Ah! Y las chanclas también. Pero… ¡coño! Otra vez se nos han quedado las chanclas en casa. Muy bien, pues nada al mercadillo a comprar otras por el doble de lo que valen y que se me romperán en tres días.

Vamos a ponernos los bañadores a ver si podemos “estrenar” la playa de una vez. ¡¡Ay que leches!! Que el bañador no me vale, que he engordado y necesito uno más grande. Sí, eso, María, tú restriégamelo por las narices. Encima de que he engordado y de que no tengo bañador tú repróchame que no me lo hubiera probado antes de salir de casa. ¡Hay que joderse!

Eso, y encima la toalla que me la ha robado el niño porque la suya es muy infantil. Pues nada, que no se preocupe que ya voy yo con la toalla de pokemon. ¡Brrrrrrrr!

Bueno, menos mal. No ha sido tan terrible pasar por el mercadillo y comprar unas chanclas y un bañador. Bueno, lo del bañador… ¿cómo es posible que en cinco puestos no tengan bañadores de mi talla? ¡¡¿Qué pasa, que si no eres un niñato de gimnasio luciendo musculito no puedes ponerte en bañador?!!

¡¡La leche!! No sabía que en la playa cupiese tanta gente. María, fíjate bien a ver si ves algún hueco donde echar la toall… ¡¡Mierda!! Oiga, tenga cuidado que me ha tirado la coca cola por encima.

Por fin, un hueco. ¡Aaaaah! ¡Qué gusto estar en la pla… ¡Joder! ¡Niño, ve a echarle arena en la cara a tu mamá! ¡La madre que lo parió! Me ha puesto perdido de arena. Me voy a dar un bañito y de paso me quito las arenas.

¡Joder! Ahora he pisado una pelotilla de alquitrán y me he puesto el pie perdido. ¡Coño! ¡Qué fría está el agua! ¡Joder! ¡Otra vez el niñito de los huevos ahora salpicando! Mejor será ir al bar a tomar una cerveza.

Oiga, póngame una cañ… Oiga, por favor. Mire usted, quiero… Oiga, una ca… Por favor, una… ¡Que ese señor llegó después de mí! ¡Es que aquí no hay manera de que le atiendan a uno! ¿Cómo que no me enfade? Si ha atendido usted a media ciudad antes de hacerme caso. Póngame una caña y unas aceitunas. ¡Ah! Que se le ha terminado el barril, bueno pues un botellín. ¡Ah! Que no tienen aceitunas. Pues póngame cualquier cosilla, cacahuetes o patatas fritas. ¿Que tampoco tiene? ¡¡¡Pues póngame unas gambas!!!

¿Se habrá olvidado de mí el camarero? Ya hace media hora que le he pedido y aún no me ha servido. Oiga, ¿se acuerda usted de lo mío? ¡¡No!! No he pedido pescaditos, le he pedido una cerveza y unas gambas. ¡Por fin! ¡¡Puajjjj!! La cerveza está calentorra. Es igual, me la tomo, que si pido otra no salgo de aquí hasta mañana.

Oiga, cóbreme. ¡¡¡¿¿Cuánto??!!! Y a mí que me cuenta de las cervezas de importación, si yo quería una caña.

María me voy al apartamento, te espero allí.

¡Mierda!, las llaves que se me han quedado en la playa. Otra vez a la playa a por las llaves.

¡Bufff! ¡Por fin! Al final lo mejor es sentarse en el sillón a ver la tele. Lo que no sé es por qué diablos me gasto un pastón en alquilar un apartamento para hacer lo mismo que en casa. Todo sea porque son las vacaciones.


5 jul. 2007

Un argumento por la castidad.

Me entero, a través de un blog de Marta (en concreto por el blog Historias de Alemania), de una carta que escribe Patoace en su blog dirigida a un amigo, pero no a uno concreto, sino a cualquiera que le interese. No os la perdáis, es muy interesante.

Un argumento por la castidad.

4 jul. 2007

Conclusiones.

Hoy se imponía una entrada sobre el debate de ayer, pero me estaba devanando los sesos pensando cómo hacerlo. Por un lado había pensado en hacer un resumen de las intervenciones y un análisis de lo que cada cual había dicho, pero resultaba demasiado largo y es algo que ya han hecho todos los medios de comunicación, y como nosotros estamos todos muy bien informados, pues me pareció poco interesante.

Después pensé hacer una entrada irónica, riéndome de la satra de bobadas que soltó por esa boquita nuestro “amado” presidente. Pero no daba para mucho dada la escasez del protagonista.

Finalmente pensé que con enumerar mis conclusiones que seguro que coinciden con las de muchos de vosotros, era suficiente.

La conclusión principal y evidente es que Zetapé vive en “los mundos de Yupi”, vive en un mundo paralelo en el que los estudiantes españoles son los mejor preparados de Europa, en el que la inversión extranjera lleva a nuestra economía en volandas, en el que la paz está llamando a nuestra puerta y en el que somos los líderes mundiales en la búsqueda de la paz total, en nuestro país el empleo es una maravilla, cualquier joven puede acceder a una vivienda, la sociedad va camino de la unidad más absoluta, el estado escucha y soluciona las demandas de los ciudadanos y las familias están mejor atendidas que en ningún otro lugar del mundo.

La única pena es que la realidad se empeñe en decir lo contrario y que las pruebas demuestren que los estudiantes españoles van en el vagón de cola de Europa, que la educación está coja por todas partes y que le educación para la neoprogresía ciudadanía sea vista como adoctrinamiento puro y duro por un 90% de los padres. Es una pena que los escasísimos ingresos procedentes del extranjero se vean ridículos en comparación con lo que pagamos a otros países (si a una hucha le sacas cuatro monedas por cada una que metes, el resultado es que se termina vaciando). Es una pena que ETA siga atentando, extorsionando, amenazando y presionando al gobierno para conseguir lo que quiere, y peor aún que el gobierno se lo esté dando (consideración de interlocutores políticos, mesas de negociación paralelas, “internacionalización del conflicto”, cese de acusaciones por parte de la Fiscalía General, envío a casa de asesinos, posibilidad de presentarse a las elecciones y consecución de la presencia en los ayuntamientos y financiación estatal, negociaciones entre los socialistas navarros y los anexionistas vasco-navarros). Es una pena que todos los países, tanto de Europa como del resto de los continentes, nos tomen por el pito del sereno, empezando por los países musulmanes que se ríen de nosotros cada vez que se supone que les queremos ayudar. Es una pena que la vivienda continúe subiendo. También es una pena que la ley de cirugía memoria histórica haya dividido en dos a la sociedad que la transición había unido. Es una pena que la sociedad haga manifestaciones multitudinarias que nunca antes se habían producido porque no se les escucha. Y es una pena que a mí me diesen 100€ mensuales por hijo menor de 3 años, lo que son 1.200 anuales, por tres años son 3.600, y ahora quieran darnos dos mil y pico. Es una pena.

La segunda conclusión es que Zetapé no sabe cómo explicar su política sobre terrorismo, entre otras cosas porque no tiene explicación posible, no quiere sacar a la luz sus acuerdos con ETA, no quiere dimitir y no quiere que los ciudadanos sepamos nada no sea que no nos guste y no siga siendo presidente tras las próximas elecciones.

Partiendo de la base de que en un debate en el que una parte tiene el tiempo bastante tasado y la otra no tiene límite de tiempo, lo normal es pensar que el que no tiene límite se comerá dialécticamente al otro. Pues el resultado fue que quien no tenía límites no supo decir nada con un mínimo de sentido ni con un mínimo de interés. NO DIJO NADA y seguimos esperando las explicaciones que no da. Es vergonzoso.

El presidente se explayó con datos económicos en los que faltaban muchos números, habló de misiones de paz y no explicó nada de lo que la oposición le pidió. Por cierto, sobre las misiones de paz, el otro día Hochiminh, de Ajopringue, hizo un comentario muy clarificador que a continuación copio:

Estaremos de acuerdo en que una misión de paz es aquella que consigue la paz y acaba la guerra o la violencia, no digamos ya si el enemigo además renuncia a toda violencia, incluso a tener ejército.

Hace algo más de 60 años tuvo lugar una de las misiones de paz más eficaces de todos los tiempos, que consiguió todos los objetivos reseñados en el párrafo anterior, acabando en un par de días una guerra de años; bueno, a decir verdad fueron dos misiones, no una sola, ¿adivináis cuales fueron esas misiones?

Para los desmemoriados: Hiroshima y Nagasaki. ¿Acaso no fueron “misiones de paz”? Pues las dos bombas consiguieron una paz bien duradera entre los que hasta ese momento eran dos encarnizados enemigos.

No sé si queda claro que “misión de paz” puede ser un bonito disfraz para cualquier cosa.

Finalmente, Zetapé sólo ha demostrado una cosa, la terrible obsesión que tiene con el líder de la oposición, ya que en lugar de defender y explicar su gestión, que es lo que todos esperábamos que hiciese, se dedicó durante el 99% del tiempo de sus intervenciones a vituperar a Rajoy.

Conclusión final: España no tiene un presidente, tiene un triste payaso.